martes, 15 de febrero de 2011

Behind the words. Round 1


¿Qué pasó? ¿Cómo empezó todo? Es una cuestión que merece (previa aceleración de las partículas “palabrísticas”) un tiempo de meditación y recuerdo.


Una confesión tuvo la culpa. Una pesadilla gorda y fea. En ella, nuestro amigo Taylor, asaltaba una cabaña de madera donde una serie de personajes desconocidos y yo, celebrábamos una fiesta. No sé qué se celebraba (¡un aplauso para los sueños inconclusos!) pero recuerdo con claridad meridiana que recibía un fuerte empujón y acababa aterrizando sobre una cama. Acto seguido, Taylor el ilustre, agarraba una silla de esas que podríamos encontrar en cualquier casita modesta de pueblo y, sentándose a horcajadas, decía con aquella voz de balada de Rammstein: “tienes tres días”.


Claro, "acojonada me hayo". Aproveché la vuelta de Medusa a casa, para subir las escaleras like a flechingson y hacerle partícipe de mi “superangustiatíaquefatal”. Dicen que los escritores escribimos mejor que hablamos, así que, escribí el cuento número 7, el borrador, para llevarla al punto que quería que viera. Y así empezó. A base de pesadillas, de sueños a secas, de retales del día a día, me decidí a “probar a ver qué pasa si se fuerza la maquinaria escribiendo un cuento cada noche”.


El resultado lo visteis, y los que no lo hicieron invitados quedan (empieza en el cuento número 7 y acaba en el 26). Y dicho esto, sólo añadir un detalle… Lo prometido es deuda, de modo que volveré con una cercana segunda entrega de este documento insólito xD


Muchas gracias a todos!


Todas las obras literarias firmadas con el nombre de Miriam Alonso, aquí publicadas, están inscritas en el registro de la propiedad intelectual.



No hay comentarios: