viernes, 11 de marzo de 2011

Carlos Ruiz Zafón. La sombra del viento.


Me descubro una noche de viernes a las cuatro de la madrugada, con una sonrisa en la boca, pensando en Julián Carax y su pluma.

Lo imagino en París, frente a un escritorio improvisado donde, abandonada a un lado, queda su máquina de escribir seguramente rescatada de un mercadillo, semicubierta por páginas de color crema, sólo escritas a medias.

Todos necesitamos la herramienta correcta para crear. Una herramienta común, pero a su vez distinta según la mano. Agujas, barro, sartenes, ordenadores, libros de sopas de letras, pintura, tabletas digitales, una pluma, un lápiz... Siempre sentimos atracción por algo concreto. En este momento mi herramienta es un pilot G-2 07, acompañado por hojas de papel reciclado y una agenda de cuero rescatada de un mercado, con la que me llevo particularmente bien. En un rato, la herramienta será el portátil.

Llueve en Valencia, y el sonido de esa lluvia me transporta a un remanso de calma donde recuerdo las palabras dedicadas por un gran escritor esta misma tarde. Desde aquí contesto, ya que no lo hice siguiendo su vía: no creo que sea tanto, pero ¿sabes qué? Voy a intentarlo.

Acabo de cerrar La sombra del Viento. El asunto pendiente que teníamos Zafón y yo, ha concluido tras cerca de dos semanas de batalla. Yo ataqué primero, por sorpresa, y él hábilmente, logró despistarme hasta rondar las 200 páginas. A partir de ahí, y con gallarda maestría, comencé a sospechar de su técnica y supe que la batalla estaba perdida. No tuve más opción que recurrir a mis gafas y mantener el combate con incertidumbre, hasta altas horas.

Ahora comprendo muchas cosas. Sé porqué la gente vitorea el nombre del autor, motivo principal por el que miré la obra con escepticismo. Sé porqué recibió el premio que obtuvo, y sé porqué compraré El juego del ángel.

Opino, sinceramente, que no es la obra cumbre de las letras españolas, como he escuchado por ahí, pero este título no debe pasar desapercibido. Desde mi humilde estante, seguiré la obra de Carlos Ruiz Zafón, deseando reencontrarme con Carax, que me ha parecido un personaje magnífico, de los que sacaré como ejemplo en futuros encuentros literarios, y de su Montblanc de Victor Hugo, a la que reconozco como un secundario magistral.

Me encantaría que la gente que haya leído este libro comente, que no desvele, su opinión respecto al mismo. Hablemos de literatura sin revelarle las sorpresas a tantos que deben verlas venir por ellos mismos.

Dejo como cierre una cita que me ha gustado particularmente: "Los libros son espejos que reflejan lo que cada persona es."

Un saludo y bienvenidos al estante.

6 comentarios:

ginesvera dijo...

Hola. La sombra del viento, está en un estante -quizá no muy olvidado- de mi casa desde que lo leí. Disfruté de sus páginas, me envolví de la presencia de sus personajes y coincidí al final con mis predecesores en su lectura y valoración: es una buena novela.

Hay un sitio casi mágico que se desvela en la historia. Un lugar que todo amante de los libros nos gustaría visitar. Con ese recuerdo quiero quedarme aquí hoy, para animar a los no la han leído aún y para agradecerte, Pandora, que nos hayas dado tu opinión sobre la novela.

Y sí, inténtalo y hazlo con pasión pues según Hegel: En el mundo no se ha logrado nada grande sin pasión.

Un saludo.

ShiroDani dijo...

Yo no lo he leído y falta mucho para que lo pueda leer. ¡Por que narices escriben tantos libros y yo tengo tan poco tiempo! Así que si vosotros dais esa opinión, lo anoto; otro mas a la cola.
¡Esto me deprime! Paciencia Dani, paciencia. Jajajaja.
Un abrazo y ya queda menos para la cerveza. ¡Ah! y para el taller.

Pandora_cc dijo...

Cuánta razón tienes... Ese lugar mágico es casi un sueño.
Con pasión vuelvo a la lectura de esta novela arrolladora, tras mi pequeño descanso.
Un beso y muchas gracias, por tu comentario, por Hegel y por estar ahí.

Pandora_cc dijo...

ShiroDani, ¡no te agobies! Piensa que cuando acabes con tus "pendientes" ya conoces títulos que sabes, no te van a decepcionar.
Estaría bien poder leer todos los libros del mundo, y visitar ese lugar mágico que comenta Ginés. Ojala lo encontremos un día.
Un abrazo!

^v^ ۩[†] Ahriel Raven Grey [†] ۩ ^v^ dijo...

Este libro es una auténtica delicia (L). Tengo por ahí el juego del ángel a ver cuando lo leo :)

Besos de letras con Tinta ^^

Pandora_cc dijo...

Hola Ahriel, tienes razón, es genial. Muchas gracias por el comentario ^^
Un besete!