martes, 28 de junio de 2011

Oh my god...


Heme allí. Sola ante ella, sola ante sus accesorios, sola ante diez años de miradas que jamás entablan amistad... Oh, fortuna...
No, esta vez no hablo de tartas.

Había probado patines, patines de hielo, raquetas, pelotas de baloncesto, de voley y un largo etcétera, mientras ella aguardaba quieta en un rincón. Me hacía sentir culpable al pensar en el largo camino que hizo para estar durante diez años parada en mi casa... Hoy ha sido el día, hoy me he despertado a las 8 y me he montado en la bici xD

Y es que, igual que la mitad de España, estoy a dieta (la otra mitad no lo necesita ¡malditos!) y he esperado a que pasara un mes, más menos, para empezar a compaginarla con el ejercicio, con la firme intención de que no me diera un jamacuco y tal. Pero bueno, no escribo esta entrada para hablaros de proteínas e infusiones, lo que ha hecho que me siente frente al ordenador y abra blogger es la fantástica sensación de ir montada en bici, de sentir al viento moviéndome la coleta y el fresquito de la mañana en contacto directo con una servidora (ha habido otro fresquito más directo aún, el de un aspersor que pensé no me iba a mojar, pero que agradecí sí lo hiciera). Y es que durante ese rato largo de pedaleo y aire en la cara, tenía un hormigueo en la tripilla y una constante sensación molante que no ha desaparecido en el resto del día (cosa extraña, ya que en esta semana estoy "en uno de esas semanas" sin entrar en más detalles).

Así que he pensado: Esto Hay Que Divulgarlo.
No lo de ir en bici, ni lo del fresco mañanero, lo de hacer cosas que nos encantaban hace años y que por circunstancias de la producción ya no hacemos. Probad, de verdad. Y sonreid mucho, que a veces se nos olvida que tenemos el derecho a hacerlo.


Besos mil estantianos.



Lecturas:

No he quitado a Pérez-Reverte del apartado inferior porque aún no lo he acabado de leer. La culpa nuevamente de Terry Prattchet y sus Brujerías.

Yo de mayor quiero ser como Tata Ogg!!!

sábado, 25 de junio de 2011

CAMBIO DE CORREO

Se me ha bloqueado la cuenta de hotmail, gente. Me he creado una nueva en gmail. Dejadme un comentario con vuestra dirección (todo aquel que quiera que recupere su correo, claro), voy a activar temporalmente el tema de la aprobación de los comentarios, para poder ver vuestros correos y que no se lleguen a publicar en el blog. Eliminaré todas las direcciones que me lleguen.
Me cago en la ostia puta... en windows, en la madre que los parió a todos y en hotmail.

Gracias

viernes, 17 de junio de 2011

Cuento número 30. From lost to the Nilo.





–Me estás engañando y lo peor de todo es que piensas que no lo sé. ¿A que me corto las venas?
–¿Cómo dices eso, cariño? Siempre estás igual.
–Hueles a incienso extranjero. No me engañes… te juro que me clavo un puñal en el corazón y acabo aquí mismo.
–Que no mi vida, que no te engaño. ¿Dónde podría encontrar un soldado como yo, a una joya de tu calibre? Sólo aquí, mi reina mora.
–Sí, sí, tu reina mora… ¡Que te he visto hacerle ojitos a esa romana! Ella ahí en plan “oh, mira que perfil de moneda tengo” y tu mirándola como un bobo. Te lo juro, te lo juro que de esta noche no paso. Que me bebo un cazo de agua del Nilo y perezco.
–¡Pero cómo vas a perecer así, faraona! Si tú no estuvieras aquí ¿quién alumbraría mis días y mis noches?
–Pues no lo sé… ¡pero qué digo! Júrame con la mano sobre el corazón que cuando yo muera tú seguirás amándome para siempre y no te irás con la romana esa ¡eh! Júramelo aquí junto a mi bañera que aún está la leche caliente.
No te voy a jurar nada. De verdad, cariño, que pesadita estás con la romana…
–¡Así que lo admites! Ahora sí, ahora sí le mando a un sicario que me atraviese con su espada. ¡Me has engañado, hombre cruel! Has jugado conmigo lo que has querido, y aún eres capaz de mirarme a la cara.
–Que no…
–¡Un escorpión! ¡Que me traigan un escorpión ahora mismo! Eso sí, una cosa te voy a decir; mi muerte va a ser culpa tuya. Y piénsate lo de la romana, porque te lo juro, como me entere de que manchas mi memoria liándote con una groupie de esas te la cargas eh, que sé dónde está enterrado el libro de los muertos y por mi padre que resucito y os crujo a ti y a ella.
–Joder cari…
–Ni joder ni nada. Que tienes un morro que te lo pisas. Me has engañado y además con una de esas, que sólo llevan togas las muy cualquieras. Me mato, que me mato ahora mismo.
–Venga va, pues mátate, que yo te miro. Cuélgate de una horca, o tápate la cabeza con un almohadón.
–Eso es muy cutre, yo tengo más glamour.
–¡Pues métete en la cama con una serpiente!
–Claro, así me muero rápido y te puedes fugar con la romana… Marco Antonio, que no soy gilipollas…
–Mira, que te den Cleopatra.


Miriam Alonso

Espero que os haya hecho gracia, gentecilla. Este es mi particular homenaje en clave humorística a todas esas grandes historias de amor (clásicas y contemporáneas) que acaban "de aquella manera". Dejemos a Cleopatra con su Marco Antonio y pasemos a otro asunto.
¡Novedades!
La Gonzo. ¿Qué es La Gonzo? Un magazine cultural donde colaboro desde hace bien poquito. ¡Visitadla, malditos! xD xD xD http://www.lagonzo.es

Gracias!!

^ ^


El cuadro es de Hans Makart "La muerte de Cleopatra".


viernes, 10 de junio de 2011

M'han calao...

Yo intentando evitar que se supiera lo que hago por las noches y va ShiroDani y lo descubre... No puede ser... Le tiendes la mano, le abres las puertas de tu oscuro corazón a un colega y va y te quita la máscara por la puerta grande... xD xD xD


Muchísimas gracias por este maravilloso regalo que me encanta y me pone palota Daniiiiiiiiiiiii jajajja

ERES EL BOSS!!!

Cenita yaaa!!!!! Cenita yaaaaaaaaaaaaa!!!!

xD

Un besazo para todos pero para él... Madre mía... Cuando te vea te crujo, palabrita de Pandora escoba en mano.

Muas!!!!!!!





miércoles, 1 de junio de 2011

Nuevo proyecto próximamente


Hola estantianos.

Debido a motivos que se escapan a mi control, no estoy leyendo demasiado, también la pluma es visitada con poca frecuencia, no obstante tengo una caja de lápices Carioca y una de ceras de esa misma marca que están pidiendo clemencia.

Se me ocurre enseñaros alguna de las pinturas que estas manos anestesiadas escupen, pero todavía no. Creo que el momento adecuado es cuando el primero de esos 8 lápices diga: "hasta aquí hemos llegado". Aunque parezca no tener sentido, lo tiene, para mí lo tiene. Por eso, por lo especial del proyecto y su simbolismo ombliguero lo de mostrar algunos de los trabajos.

Últimamente no vengo mucho por aquí, como he dicho estoy en otras guerras, pero espero volver cargada de colores y cosas bonitas que os produzcan un sincero gesto de ^ ^ a todos cuantos gustéis contemplarlas.

Besitos gentecilla.