miércoles, 27 de julio de 2011

domingo, 24 de julio de 2011

Wicked. Memorias de una bruja mala. Gregory Maguire


Sorpresa.
Puede que esa palabra sea la que mejor defina mi opinión respecto a la obra del señor Gregory Maguire. Ya me habían comentado que no es para nada lo que cualquiera puede imaginar, de modo que hace una semana me decidí a descubrirlo yo misma... Efectivamente y sí.

La historia dividida en cuatro partes, nos cuenta la vida de Elphaba, malvada bruja brujísima por autobautismo. En estas divisiones vemos las fases de transición que experimenta desde su nacimiento hasta los treinta y ocho años.

He de decir (sin ánimos de destripar nada) que entre sus más de quinientas páginas no ondean las varitas mágicas. Es una historia marcada intensamente por la política, la rebelión e incluso la sexualidad. Huelga decir que al ser una novela "apta para todos los públicos", no se interprete el tema "sexualidad" de mal modo, porque no es el caso.

La narración es ligera, aunque en ciertos momentos a mí se me hiciera tediosa (esto me pasa a menudo, cuando comienzo a leer y tanto los nombres de los personajes, como los de los lugares tienen cantidades indecorosas de "j", "g" y "k" como ocurre en este caso con las últimas, me empiezo a agobiar y me cuesta seguir a los personajes y sus movimientos).

En definitivas cuentas, coincido con la opinión que confirma a esta novela como referente fantástico para adultos. Es muy interesante ver cómo se lo ha montado Maguire para crear una historia nueva enlazando su trama con la de Baum, y he de decir que lo ha hecho realmente bien. Pero me da la sensación de que si cambiáramos el escenario por Inglaterra (por ejemplo), sustituímos los nombres cargados de j, g y k, quitamos los monos voladores y le hacemos unos cuantos apaños a Elphaba, esta historia sería perfectamente creíble, porque pese a ser un referente fantástico, es perfectamente realista.

No penséis que no me ha gustado, pensad que quizá soy más de brujas Pratcherienses que de Maguirinas.

Echadle un ojo si podéis y ya me contareis (siempre deseosa de intercambiar opiniones).

Besos besos muas muas.



domingo, 17 de julio de 2011

T_T

Tras un cambio de cuenta en blogger he perdido todos los blogs que estaba siguiendo.
Lo siento.
Poco a poco iré recuperándoos a todos I sure!
Muas!

viernes, 15 de julio de 2011

Por si no lo sabíais




Random House Mondadori bajo el sello DeBolsillo, ha sacado al mercado el libro de Terry Pratchett "El color de la magia" por un fantastipótamo precio de 1.95€.
Lo podéis encontrar en librerías, en la sección de novedades, no en la de ofertas xD (ya os contaré el cisco que ha habido en el templo de libros que frecuento, pa encontrarlo).
Lo dicho, si a alguien le apetece, esta es la oportunidad, chatos.
Muas!

martes, 12 de julio de 2011

Cuento número 31. Mina de rosas.


El jardín se prolonga hasta el horizonte.

Tan grande como él es en realidad el mundo, que sigue con su incesante cambio, amaneciendo y anocheciendo, mientras las rosas nacen, crecen, mueren y se cortan.
Minas de rosas que, como las de mineral, aguardan bajo tierra por ser descubiertas.
En la última excavada estabas tú, una rosa roja. También ella, y la otra; así hasta contar diecisiete.

Sois las más exclusivas, las más selectas. Os han buscado de modo incansable. Aquellos que os conocieron os catalogaron. Vuestro nombre, especie y condición social, ha llenado páginas y recuerdos durante años. Y de pronto, un excavador os encuentra por accidente. La mina es expoliada y sus misteriosas rosas vuelven a ver la luz.

Diecisiete piezas únicas abandonan el nicho como si el tiempo no hubiera pasado por ellas. Ya no tienen pétalos ni espinas, apenas les quedan unas pocas marcas adheridas al cuerpo, señalando que todas recibieron el mismo trato. Pero eso no importa. Tampoco que el mundo reciba el descubrimiento de la mina, con estupefacción. Nada importa porque para vosotras no ha pasado el tiempo. Y ahí estáis, si cabe más frescas, más hermosas que cuando os enterraron. Os ha vuelto a crecer el cabello para vergüenza de quien os lo rapó, la tierra ha borrado y sanado los golpes que os dieron, los oídos taponados de arena ya no escuchan insultos ni abucheos, y vuestros ojos no verán de nuevo los fusiles.

Bienvenidas a este mundo tan distinto al que conocisteis, rosas. Romperemos los papeles que afirmaban estabais perdidas, y erais culpables de ser madres, hijas o esposas. Lo romperemos todo, porque habiéndoos encontrado comienza una nueva búsqueda.

¿Cuántas fosas con rosas de carne nos quedan todavía por encontrar?





Miriam Alonso

A algunos os sonará algo de esta historia, para los que no os suene, os cuento. Hace algún tiempo, gracias a Sixto, me enteré de que habían encontrado una fosa con 17 cadáveres de mujeres, asesinadas en Sevilla, durante la guerra civil. Se las llamaba las 17 rosas. Todas hijas, abuelas, madres o esposas de gente del bando enemigo. Desde entonces tuve ganas de escribir un relato al respecto.

Los que me conocéis un poco sabéis que estoy sensibilizada con el tema de la guerra, y es que mis fuentes la padecieron en sus huesos (mi padre y Sixto, mi abuelo adoptivo). Lamentablemente uno de ellos ya no me puede contar las cosas que vivió, pero el otro sigue informándose de todos los acontecimientos derivados de la misma. El último publicado en prensa que me comentó fue este.

En fin, poco más a añadir.

Os envío un saludo a todos y un ¡ánimo! ¡Ya queda menos para las vacaciones! ¡Estamos a un pestañeo de olvidar la rutina y llenarnos los pulmones con otros aires!

Gracias mil.




martes, 5 de julio de 2011

10.000


Gracias por las 10.000 visitas.

Sois amor.

Muas!


Brujerías. Terry Pratchett



Coincido plenamente con la opinión del Chicago Tribune: "Muy divertido... invita sutilmente a reflexionar".

En esta segunda entrega de la saga de las brujas, el británico nos hace viajar a Lancre, un reino rodeado de árboles, morada entre otras tantas cosas, de tres brujas: Yaya Ceravieja, Tata Ogg y Malgrat.

Ante el desafortunado incidente sufrido por Verence, el rey de Lancre (que sin quererlo se clavó un cuchillo por la espalda a sí mismo mientras tropezaba bajando unas escaleras), alguien que pasaba por allí, decide que sería de suma descortesía por su parte dejar abandonado el reino. De modo que decide tomar el trono mientras sus guardias salen a la caza del heredero legítimo, el pequeño hijo del rey Verence, que, por circunstancias de la vida, ha ido a caer en manos del trío de brujas más particular del Disco.

La historia, como siempre, está narrada con la genialidad que caracteriza a Terry Pratchett. Las páginas pasan sin que uno llegue a percatarse siquiera. La historia engancha, hace sonreír y, como dicen en el Chicago Tribune, reflexionar.

Muy destacable la realidad que se esconde tras el resonar cascabelero de la ropa que lucen los integrantes del Gremio de bufones... ¿quién lo iba a decir? Y quién diría también que, cuando se avanzan quince años en el tiempo, estos no se pierden, sino que se ganan.

Quiero emborracharme a la luz de la luna con vino espumoso, y cantar la canción del puercoespín, para rendirle homenaje a este magnífico autor que, hace unos pocos días, comenzó a agilizar los trámites para dejar este mundo.

Aunque se vaya del modo que considera más digno, él y sus historias siempre estarán con nosotros.

Desde El estante, le doy nuevamente las gracias a Terry Pratchett por traer magia a las vidas de aquellos a los que, a veces, se le olvida que pueden soñar.
Sólo deseo que cuando aparezca LA MUERTE, se lo lleve a tomar una buena cerveza e intercambien impresiones antes de ayudarle a cruzar.

Gracias a todos.


En el camino. Jack Kerouak



Hola a todos.

Parece que esta semana mi propósito sea perder amigos, pero nada más lejos de la realidad, lo prometo. Hoy no vengo reivindicativa, sino cabizbaja y algo decepcionada.

Acabo de leer En el camino de Jack Kerouak. La intención sincera que me motivó a leerlo fue conocer la obra de un autor de culto estadounidense, y la he conocido, pero lamentablemente, he descubierto que no me gusta, la encuentro cansina en general.

Textos farragoso para un historia que sí, muestra las relaciones un tanto peculiares entre los personajes, y brinda la facilidad de imaginar los paisajes descritos por el autor con precisión fotográfica, pero sinceramente, me ha parecido aburrida en lo profundis.

Sé que a todos no nos tienen porqué gustar los mismos libros, pero esperaba descubrir con este, ese algo especial que le ha hecho referente de tantas generaciones. Triste, pero no lo he encontrado.

Quizá es que no es momento de leerlo, o puede que simplemente en mi vida no haya hueco para Kerouak, no lo sé. Supongo que en un futuro volveré a encontrarme con el autor y quizá, ambos disfrutemos de la velada.

Para cerrar esta entrada diré que agradezco a mi mesías literario la recomendación, pero he de decir que, desde la ignorancia de estos ojos poco curtidos, la novela no ha pasado el casting para figurar en el top 50 de mi vida. En definitiva, no la recomendaría.

Me retiro cabizbaja, pero antes me gustaría pedir a quienes hayan leído la obra, que me dejen sus impresiones, y si les apetece, algún título que les haya marcado del americano.

Muchas gracias a todos.



lunes, 4 de julio de 2011

Donde los árboles plagian

Hoy vengo calentita, señores.
No quiero que esto parezca una entrada sensacionalista (nadie piense en nada impreso en papel amarillo, ruego) no trabajo para nadie ni pretendo desprestigiar a nadie: EL JUGUETE ME LO HE ENCONTRADO ASÍ DE ROTO.
Eso sí, antes de entrar en materia, he de advertir a aquellos devotos extremos de Cris Ortega que vayan a dar con mi rinconcito en internet, que ESTA ES MI OPINIÓN, EL QUE NO QUIERA LEER ALGO QUE NO LE GUSTE, SENCILLAMENTE QUE DEJE DE LEER AHORA.


Llega un punto en el que hay que saltar ante el descaro, el morro y esas cosas que tocan las pelotas al más pintado (nunca mejor dicho).
A quien no conozca a la anteriormente citada, le diré que es una chica de Valladolid que saltó a la fama en 2007 ó 2008 (no lo tengo muy claro) con la publicación de su libro de ilustraciones Forgotten. Todos los que lo hayáis tenido en la mano, apreciaréis que tiene una mano magnífica, una calidad en acabados brutal y una delicadeza en el detalle que deja frío al público. Pues bien, quizá no penséis lo mismo de ahora en adelante.
Vale, vamos a lo escabroso.

Casi desde el principio de su carrera, Cris Ortega ha huido de las acusaciones de plagio que se han vertido sobre ella. Al principio la gran mayoría de gente no le dio importancia al tema, ya que estas acusaciones (sobre todo para los que empiezan), son lacras que deberán arrastrar a lo largo de su carrera, siendo fundadas o no (estoy hablando de las referencias que todo el mundo tiene cuando empieza, hasta que adopta su estilo personal). Pero no es el caso de esta fantastipótama ficha de dominó. Las acusaciones que le llueven no son fundadas, creo que son fundadísimas, y es que la buena muchacha domina el arte del corta y pega que da gozo. No, no penséis que exagero, estaría bien, pero no. Y para muestra un botón:

(este lugar lo he encontrado de coña, tras leer una nueva acusación de plagio)

¿Y qué me toca la moral de este tema? Sencillo: el tema en general.

Tenemos talentos en este país que asustan, tenemos ilustradores que están luchando por sacar la cabeza, hacerse ver gracias a su talento, en el mundo del arte (todos sabemos que eso no es difícil, es lo siguiente). Tenemos tanto diamante en bruto que se sacrifica horas y horas frente al ordenador, frente a sus papeles en blanco, que mejora poco a poco, que se esfuerza, que se mancha las manos con los materiales, que lucha, que se mueve... Y en contrapunto tenemos a este tipo de artistas, que lamentablemente está en el candelero. Pero lo malo no es que triunfe, yo me alegro por la gente que lucha por lo que quiere y lo logra, los considero ejemplos a seguir. Lo malo es que esta chica esté donde está gracias al trabajo ajeno.

Tengo amigos, muchos amigos que están de un modo u otro implicados en el arte, tengo un amigo dibujante, ilustrador, escultor, que crea maravillas con las manos. Este amigo, y tantos otros viven su arte, se mueven por ella, respiran de ella, y sin ella no son nada. Pero esto... ¿qué es esto? ¿en qué piensa esta chica? ¿qué somos, tontos o qué? ¿hay que aplaudir sus plagios como si fueran algo conmovedor, y permitir que el autor real de la obra siga trabajando duro, intentando hacerse un hueco a base de esfuerzo desde las sombras?

No somos tontos, podemos estar engañados, pero tenemos herramientas como ésta (loada internet) que nos ayudan a descubrir las injusticias de este mundo. Y cuando eso ocurre, ya no queda gloria para el que engaña.

Lo que más me repatea es que tiene talento, tiene todo lo necesario para triunfar por sus propios méritos... No me lo explico llena de vergüenza ajena como estoy, así que sólo me queda imaginar que, cuando lo que te mueve es la cuenta bancaria, se te olvida porqué empezaste en esto, y te da igual pisar a quien sea.

Sólo espero que disfrute de su éxito como ilustradora mientras pueda, porque al final las cosas se descubren y el público se hace eco. Ya lo dice el refrán, a todo cerdo le llega su San Martín.

Indignada primera de España y segunda de Dinamarca.

Gracias.

Pandora