miércoles, 12 de octubre de 2011

La réplica al cuento número 32.

Gracias Ginés, es precioso...


Cuento para Miriam.



Miriam tenía sueño pero no quería irse a dormir, la historia que le había contado su primo la mantenía despierta. Su madre se dio cuenta de lo tarde que era y la cogió en brazos.


–No mamá, no quiero ir a dormir.

–Pero si es muy tarde, princesa. Ya es hora de que estés en la cama.


Mientras subían la escalera de la nueva casa hasta los dormitorios, Miriam vio como su primo le hacía burla y le recordaba con señas la historia del monstruo. Echaba de menos su antigua casa y su cama junto a la de sus padres, le contó a su madre cuando ésta terminó de colocarle el pijama.


–Pero tú ya no eres una niña pequeña, cariño. Ya puedes dormir sola.

Al ver que su madre apagaba la luz y cerraba la puerta la llamó

–¿Qué te pasa, cielo? Si tú ya duermes con la luz apagada, ¿recuerdas? A ver, ¿de qué tienes miedo?

Miriam se abrazó muy fuerte a su madre sentada de nuevo en la cama.

–Del monstruo del armario –le susurró.

–¿Del monstruo de donde?… Ya entiendo. Ha sido tu primo, ¿verdad? –Miriam asintió–. Pero cielo, tú ya eres muy mayor y sabes que los monstruos no existen.

–Pero…pero él me dijo que…

–Miriam, tesoro, eso fue para asustarte, no hay monstruos ni en el armario ni en ningún otro sitio, ¿ves?

Su madre abrió la puerta del ropero para tranquilizarla.

–¿Y mi osito? Quiero a mi osito de peluche, mami.

–Está guardado en las cajas de la mudanza.

–Pues no voy a dormirme sin mi osito de peluche.

–Está bien –repuso su madre acariciándole el pelo–, voy a por tu osito, ¿de acuerdo?


Miriam volvió a asentir viendo como su madre la dejaba sola. Al rato oyó unos ruidos procedentes del interior del ropero. Su madre le había mostrado que dentro no había nadie pero ella se cubrió con las sábanas, llamándola. ¿Y si era verdad aquella historia que le había contado su primo de que un enorme monstruo había vivido antes en la casa y saldría por la noche cuando se quedase dormida?


Dio un grito cuando oyó abrirse la puerta.

–Tesoro, soy yo, ¿qué te pasa?

Miriam se abrazó a su madre y a su osito Teddy.

–Me asusté.

–Vale, está bien, ya pasó. Ahora recuerda, no hay ningún monstruo. Duérmete mi vida, en cuanto se vayan todos subiré a verte, ¿de acuerdo?


Miriam asintió de nuevo abrazando fuertemente a su osito. Tras el beso de buenas noches su madre la tapó y apagó la luz antes de cerrar la puerta. Ya a oscuras, Miriam preguntó a su osito si tenía miedo de los monstruos. «Entonces yo tampoco», le susurró y poco a poco fue quedándose dormida.


Cuando todos en la casa dormían la puerta del ropero se abrió muy despacio. Teddy oyó las pisadas acercándose a la cama y soltándose del abrazo se encaramó a la almohada. Allí estaba, frente a él, un monstruo enorme de garras afiladas y hocico de lobo. Teddy sacó su espadín de madera amenazando a la bestia que no se dejó impresionar. De hecho se acercó hasta abrazar en el aire el cuerpo de Miriam en tanto Teddy se encaramaba con su espadín en alto. La mano temblorosa de Miriam se movió buscando a su osito. «Teddy», susurró. El monstruo hizo un amago, retrocediendo, temiendo que despertase. Teddy aprovechó ese momento para hundir su espadín y saltar a la cama.


–Teddy –. Miriam se incorporó adormilada hasta alcanzarle y abrazarle. En el suelo fue desdibujándose la figura del monstruo hasta quedar convertido en un muñeco de peluche.



Ginés Vera

http://ginesvera.blogspot.com




5 comentarios:

Pandora_cc dijo...

Poco más a añadir que lo dicho arriba. Gracias de nuevo.
Un fuerte abrazo Ginés.

Quien se haya animado a escribir también un relato inspirado en la imagen de Teddy, puede, si le apetece, hacérmelo llegar a la dirección que aparece en el apartado contacto del blog para ser publicado.

Me encantan estas cosas :D
Saludos para todos.

ShiroDani dijo...

Hola Pandora. Lo primero es lo primero… Jajajaja
Querido Ginés, que caigamos en estos bellos enredos es maravilloso.
Poder leer diferentes historias desde una misma idea… Me gusta mucho. Además la foto lo pedía a gritos.
Sólo tengo decir, que el relato de Mimi me ha gustado más que el tuyo, como siempre.
Felicidades a ambos yo ya he enviado mi pequeña aportación, nada comparable a tanto Arte y Belleza.
Un bi-abrazo.

Pandora_cc dijo...

Hola Daniii.
Coincido contigo en que la ilustración lo pedía y en que me gusta que nazcan cosas como estas.
Tu pequeña aportación va a ser la prota de la siguiente entrada jejejej.
Gracias por tu opinióoooooon!!!! xD

gines vera dijo...

Hola, así que te ha gustado más el relato de Pandora, ¿eh? Pues ahora me enfado y no respiro. Quiero mi osito; ataca Teddy!! ataca a ese señor, que no le gustamos!!
Me alegra que al menos le gustase a Pandora, que era lo importante. Ahora voy a leer el tuyo, querido amigo. Chantatachán!
Un saludo a ambos y a los que lean este post pensando en un duelo a espadines de madera entre nustros oseznos o entre nosotros.
Si supieran...

Pandora_cc dijo...

xDDDDDD