viernes, 25 de noviembre de 2011

El estante con los premios Planeta en el hotel Astoria de Valencia.



El pasado miércoles estuve en la novena planta del hotel Astoria de Valencia asistiendo a la rueda de prensa y entrevista que concedían Javier Moro, ganador del premio Planeta con su novela El imperio eres tú, e Inma Chacón, finalista del mismo con su novela Tiempo de arena.

No voy a colgar la entrevista hasta un poco más adelante, debido a un fallo técnico con el aparato que uso a modo de grabadora para estos menesteres, pero sí quería escribir una crónica del encuentro.

Comenzaré, si os parece y para ponernos un poco a tono, hablando de las novelas.




El imperio eres tú, trata a grandes rasgos la vida de un hombre, Pedro de Braganza y Borbón, heredero de la corona portuguesa, que con veinticuatro años, desafiaba a la historia y cambiaba la vida de dos continentes, cuando decide exiliarse con su familia y posesiones a Brasil. Allí es donde empieza la apasionante historia de este personaje que, sin duda, es uno de los más representativos en la historia del Brasil del siglo XIX. Salpicada de personajes que todos recordamos de nuestras clases de historia, y que cobran vida de modo magistral, la novela se desarrolla en el más innovador de los sentidos mostrando cómo diversas situaciones generan que el fabuloso Pedro de Braganza y Borbón, heredero de una de las dinastías europeas modelo del absolutismo arcaico, acabe proclamando consignas tales como <<¡Viva la libertad!>> o <<¡Independencia o muerte!>>. Esta novela engrosa la lista de éxitos de Javier Moro, que se añade títulos como Senderos de libertad o Pasión India, colocándose la medalla de haber ganado gracias a El imperio eres tú, uno de los premios literarios más importantes de nuestro país.





No se queda atrás el finalista Tiempo de arena. Una apasionante historia de amor y traición que se desarrolla en España a principios del siglo XX. Los elementos que la han coronado como segunda de abordo son tales como la vida de tres mujeres con sus respectivas visiones del mundo, dos amores postergados, un engaño cruel, una madre déspota y un terrible secreto familiar. La lucha del sexo femenino de comienzo de siglo por no sólo figurar como elemento intercambiable, sino por obtener el reconocimiento que aquellas mujeres pioneras buscaron y gracias a las cuales, nosotras hoy casi hemos culminado su lucha en busca de la igualdad. Inma Chacón, además de escribir novelas también ha publicado poemarios. En su haber hay más de cinco obras, todas ellas éxitos editoriales.





¿Interesantes novelas y personajes, no os parece?

Pues os aseguro que no menos interesante fue hablar con ellos y comentar aspectos de su vida y su carrera en el mundo de las letras.

Por ejemplo, a la pregunta de por qué esas novelas, esas temáticas, Javier responde que está en lucha por que se conozca un poco mejor al país vecino, con el que compartimos península y del que, en realidad, no sabemos casi nada. Inma contesta algo similar, diciendo que también se desconoce muchos de los sucesos que transcurren entre el género femenino en esta época en que la mujer comienza a ser consciente de que tiene que luchar por sus derechos. E incluso llega a comentar un dato que algunos desconocíamos, “la lucha de la silla”.

Los dos se muestran tal como se perciben. Indudablemente son autores comprometidos por una causa.

Cuando alguien les pregunta por qué escriben, difieren. Javier confiesa que no sabría hacer otra cosa. Ha estado escribiendo desde los diecisiete años, cuando comenzó con libros de viajes, y supongo que no tardaría mucho en darse cuenta de que no puede parar. Inma Chacón escribe por pasión. Su sueño nunca fue el de ser escritora, ése era el de su hermana Dulce Chacón. Cuando ella murió, Inma comenzó a escribir una novela que le había prometido, y de ahí el descubrimiento de la alegría y de nuevo, pasión, que la literatura le aporta.

Carraspeo entonces y decido lanzar mi primera pregunta. Realmente tengo curiosidad por saber cuánto tiempo han dedicado a escribir sus respectivas novelas. Javier dice que le llevó dos años y medio darle forma a su obra, que al principio lo hizo si cabe con angustia, preguntándose constantemente qué estaba haciendo y si no sería mejor dejarlo todo y comenzar con otro proyecto. Después, cuando se acercaba al final, con pena. Tras vivir día a día con los personajes, hay que darles una despedida que realmente no apetece. Inma contesta que ella tardó alrededor de cuatro años porque entre medias de este proyecto escribió una novela juvenil. Es más específica al decir que la redacción de la obra en sí, le llevó unos doce o trece meses de trabajo. Casi nada...


No os voy a contar más de la entrevista, porque ya os he comentado que la publicaré completa. Ahora si os parece hablaré un poco del evento en sí y de la impresión que me han causado los protagonistas del encuentro.

Empezaré diciéndoos que en la sala de prensa había menos prensa de la que yo esperaba. Aquello parecía una reunión entre amigos. Como mucho éramos quince personas en la planta terraza del hotel.

Os diré también que en la hora que duró el encuentro se trataron temas que, además de las novelas, era seguro que saldrían, como por ejemplo el de las quemas en India de las efigies de Javier Moro, o la ya mentada Dulce Chacón, que falleció en 2003 por un cáncer de páncreas.

Que mi móvil me la jugó en plena rueda de prensa sobrescribiendo la grabación que, con amor, me estaba haciendo para trabajarla después... Sí, eso lamentablemente pasó.

También que la editorial Planeta había preparado unos dossiers de prensa tirando a cutres. No sé, esperaba un poco más de glamour que unas hojitas grapadas. En fin, supongo que será cosa de la crisis.

Y que me hice fotos furtivas con aquellas pedazo de vistas también, además posando mogollón.

Eso sí, lo que más me ha gustado de la experiencia es verles las caras, escucharles hablar, recibir dos besazos de cada uno y darme cuenta de que pese al currículum son personas sencillas, que por muy magnificadas que estén, no dejan de ser escritores que dicen tacos, se fuman un piti en la puerta del hotel y flipan comentando las cosas que ocurren en el mundo.

Por eso no me queda más que agradecerles su amabilidad y mandarles un gran saludo desde mi Estante donde no van a ser olvidados, aunque no vuelvan a escribir una novela y les de, de pronto, por renegar de la literatura (que esperemos no ocurra nunca).

Muchísimas gracias por vuestra amabilidad y ánimo con la tourné!










Mimi Alonso





6 comentarios:

ShiroDani dijo...

Mimi, excelente reportaje. Pero, como lo mío no es la narrativa, termino por fijarme en lo importante y tengo que decir que estas en las fotos magnifica, pletórica de luz, deslumbrante y bella. Felicidades por el reportaje y por las fotos.

ginésvera dijo...

Te felicito por la entrada como el amigo Dani, al cual agradezco humildemente (e indirectamente) como responsable fotográfico de las dos instantáneas. Aunque vuelvo a coincidir en que el mérito es tuyo, Pandora, que realmente estabas radiante...bien pronto serán Javier e Inma los que se querrán hacer la foto contigo en una rueda de prensa.
Un saludo

ShiroDani dijo...

¡hey, heyyy! Que yo también querré hacerme la foto con ella, y que me dedique en la piel misma de su creación recién impresa algo bello, diferente y especial.
Un abrazo a ambos, pero a ella, un poco más abrazo y menos saludo.

Pandora_cc dijo...

Dani: Muchas gracias, me siento brillante jejej. No te preocupes, que si algún día tengo que firmar algo/hacerme fotos con alguien, tú serás de los primeros ^^ Un abrazooo

Ginés: también gracias a ti, por la interesante velada y todas esas cosas que tú y yo sabemos jeje. Un abrazo!

Medusa Dollmaker (A.M.R) dijo...

Genial crónica nena!! Qué pasada de encuentro!

Pandora_cc dijo...

Pues sí, la verdad es que fue un evento genial.
Besin guaper!