jueves, 29 de diciembre de 2011

Corazón de tinta. Cornelia Funke



Me llamó la atención la película, pero me resistí a verla tras conocer que había un libro por ahí bambando del que procedía la idea. No di con él hasta bastante después, cuando caminando por una biblioteca lo encontré de improviso, y entonces no pude ni quise resistirme a su encanto.

Corazón de tinta es mágico, magia y fantasía que se entremezcla con la realidad en una historia destinada a ser leída por cualquier público que busque algo distinto, pero donde no se haya obviado un hueco a la magia.

Meggie y su padre Mo, son poseedores de un don que tiene que ver con los libros. La aparición repentina de un personaje misterioso en la casas donde el restaurador de libros vive con su hija, desata la historia. El tipo, perjudicado en primera persona por el don de Mo, persigue un propósito, y no dudará en comenzar un viaje funesto con padre e hija para lograr sus objetivos, aunque para ello deba enfrentarse a antiguos enemigos como Basta, un hombre apasionado de las navajas y que no duda en usarlas en cuanto tiene ocasión, o Capricornio, el peor de todos, un ser glacial salido de los más retorcidos pensamientos de un escritor.

Se pone en tela de juicio la famosa pregunta que todos nos hacemos: ¿qué pasaría si esto fuera real? Creo que nos lo hemos planteado alguna vez, ¿no? Seguramente leyendo algo grande, gordo, algo que nos guste y nos espante en la misma medida.

Voy a hacer especial hincapié en lo que hacemos los escritores: ¿qué ocurriría, cómo reaccionaríamos al encontrarnos de pronto ante nuestra puerta al personaje más cruel, violento y sin capacidad de sentir remordimientos, que hemos creado? ¿Qué pasaría si el susodicho no nos reconociera? Pues bien, eso es Corazón de tinta.

Magnífico. Me ha encantado descubrir una especie de mundo paralelo con el que Cornelia Funke envuelve la obra atrapándonos sin dar pie a escapar (grandes aplausos para ella).

Ni que decir tiene que ardo en deseos de sostener entre mis manos la segunda parte de esta trilogía, Sangre de tinta, donde seguro se conocerá qué ha ocurrido con algunos de los protagonistas que se esfumaron entre los árboles del bosque donde buena parte de la historia se desarrolla.

¿Imagináis una casa donde los libros cubren las paredes de cada habitación, excepto las de la cocina? ¿Os imagináis ver desde la ventana cómo cuelgan los nidos de hada de las ramas en los árboles? ¿Imagináis la tinta surcando el papel para mostraros, ante vuestra sorpresa, que lo que estáis escribiendo, la ficción, de pronto se ha vuelto realidad?


Besos de tinta para los estantianos soñadores!



NO VEÁIS LA PELI TRAS LEER EL LIBROOOOOO!!!!!!! xDDDDDD HORRIBLEEEEEEEE!!!!!!!

2 comentarios:

Ginés Vera dijo...

Vi la peli, no me he leído el libro pero sé que está en la biblio cerca de mi casa, doctora Pandora, ¿me recomienda en este caso que lea el libro ya que solo recuerdo a un Brendan Fraisier, en la vaguedad?
Gracias.

Pandora_cc dijo...

Se lo recomiendo, querido paciente. No se arrepentirá y, con suerte, tampoco reconocerá a Mo como Brendan Fraiser xDDD
Besazo!