lunes, 26 de diciembre de 2011

La medida de mi madre. Begoña Abad


Hola a todos!

Reseña poética en El estante! En esta ocasión, y tal como su nombre indica, hablaré de Begoña Abad y su poemario La medida de mi madre.

Empezaré contándoos los antecedentes, y es que hace un par de meses estuve en una presentación y lectura que se organizó en Bibliocafé (Valencia) donde acudió Begoña junto a su compañero del momento, Antonio Orihuela. Juntos alternaron las lecturas produciendo un resultado que yo jamás había visto, y es que leyeron durante más de una hora haciéndose con el público y dejándonos con ganas de más. Pues bien, primero le ha tocado ser reseñada a ella (será porque su libro es más fino o porque he comenzado a leerlo a una hora poco prudencial, no lo sé), el caso es que se ha evaporado entre mis dedos. Y es ahora cuando, perpleja, abandono el libro y tomo el cuaderno, el momento de recordar las palabras de mi amigo Shirodani: “el problema de los libros de poesía es que se acaban muy pronto”. Pues sí Dani, estoy contigo.

La poesía cálida, cercana, doméstica, femenina y apasionada, se escapa entre los dedos tan rápido como llegó. Sin embargo, el poso que queda abruma. No todos los poemas han logrado arrancarme una emoción, desatar mis reflexiones o verme entre sus versos, pero los hay que sí, y hay unos cuantos, más que de los que pasaron sin pena ni gloria.

Este inofensivo librito azul esconde ternuras capitales y preguntas que, cuando uno deja de hacérselas, pierde el sueño.

Como podéis observar no soy un hacha reseñando poesía (no sé de estilos, no sé de métricas), pero puedo deciros que tras leer el prólogo de Antonio Orihuela ya sabía que el librito es más de lo que aparenta.

Descubrí complacida, al escucharle leer, que en sus poemas no hay lugar para las rimas fáciles que personalmente aborrezco, de ahí que esté reseñándolo.

He leído en la página seis que no se puede reproducir ni total (lógico), ni parcialmente (eso no tanto) la obra sin el permiso de la editorial, así que como imagino que tampoco podrá hacerse si tras publicar la reseña les envío un enlace (porque si lo hago al revés es posible que no la publique nunca*), me quedo con las ganas de enseñaros un pedacito de su obra, aunque bueno, en realidad son tres los poemas que más me han gustado, a saber:

-Contemplación.

-Uno sin título que aparece en la página 32

-Otro sin título de la página 71.

Aunque hay otro, otro que me encanta, y este viene en la solapa del libro. Se llama La medida de mi madre, y es el que le da nombre al poemario.

Si tenéis la oportunidad, os recomiendo encarecidamente que le echéis un ojo.

Muchas gracias por el descubrimiento, Dani.


Tiembla Antonio Orihuela, que con mi estilazo reseñando poesía, tú serás el siguiente xDDD


¡Gracias a todos!



*No sé cómo trabaja la editorial Olifante, conste. El comentario lo hago basándome en la nefasta experiencia editorial que he tenido estos últimos meses con unas cuantas, donde puedes esperar meses a que alguien te responda a un correo. En fin, triste pero cierto.

8 comentarios:

ANTONIO ORIHUELA dijo...

Espero tus comentarios, y no dudes en copiar y pegar en tu blog poemas o fragmentos de poemas, el derecho a cita está aún vigente y contra él nadie te puede decir nada ni actuar contra tí. Así que para deleite de tus lectores no dudes en reproducir esos poemas de Begoña que te han gustado y haz con los mios lo propio, yo no le tengo ningún carino a la propiedad intelectual así que te animo a que copies y difundas todo aquello que te guste de mi libro. Gracias por tu lectura y tu tiempo. Besos!

maribego dijo...

Muchas gracias por tus comentarios y antes que nada por leer lo que escribo, eres generosa en exceso, pero gracias.
Me alegra que disfrutaras de esa lectura mano a mano con Antonio Orihuela, maestro antes que compañero en la velada poética, yo guardo un recuerdo imborrable de esos días en Valencia.
Respecto a publicar en la red, como Antonio dice, haz lo que te parezca mejor y no tiembles, estamos hartos de ver robos y parece que inmunizados ya, así que adelante que nadie te demandará por eso.
Besos de turroncillo.

maribego dijo...

Me olvidaba, mi editorial creo que te contestaría y, hasta donde conozco a Trinidad Ruiz, la editora, creo que estaría feliz con esa reseña tierna y hermosa que haces de La Medida de mi madre. Prueba y comprueba si quieres.
Más besos, ahora de mazapán.

Ginés Vera dijo...

Hola, como a tí, la poesía me viene grande en la medida que me dieron cucharadas soperas de la cásica, la de metro y rima. Ya despegado en mi juventud he de admitir que hay poemas sublimes sin fajín, y como estuve en esa presentación, la de Bibliocafé, coincidir contigo en la belleza de los poemas que leyeron ambos: Begoña y Antonio. A ellos mi saludo y felicitación. A tí, Pandora, mi enhorabuena por tu labor literaria, como lo es leer y reseñar.
Un saludo.

maribego dijo...

Me han reñido mucho porque mi comentario parece poco delicado y una invitación al robo.
Antonio me aclara que hasta tres poemas está permitido que se pongan, así que aclarado y perdón por la brusquedad, yo también, como tú cuentas de editoriales, estoy algo sensibilizada con algunos usos descarados de poemas, pero esta vez con ánimo de lucro.

Pandora_cc dijo...

Hola a todos y bienvenidos!

Antonio: muchas gracias por tus consejos. No dudaré en dedicar una entrada a cada uno el año que viene que complete estas. Muchísimas gracias por tu visita. Ha sido una sorpresa genial. Besoos!!

Begoña: no soy generosa, Begoña, soy justa. Me ha encantado tu librito azul. Enviaré un correo a tu editora con el enlace a la reseña. Espero que le guste tanto como a mí me ha gustado escribirla. No te preocupes, no has sonado brusca ni me di por aludida jejeje. Yo también estoy en contra del uso de la propiedad intelectual ajena con ánimo de lucro. No es justo. Por eso aunque no tengo ánimo de lucro y para evitar suspicacias legales no quise publicar ninguno de los poemas. De todos modos tanto los lectores de mi blog como yo misma te agradecemos esa invitación a mostrar esa preciosa y pequeña parte de tu obra. Muchisisisisimas gracias por tu visita. Aquí me tienes para lo que haga falta ;)
Besos de turrón (pero del de chocolate)

Ginés: aquella tarde fue maravillosa, y la culminación no lo fue menos. Cervecitas en el bar de al lado jejej. Me encantó... TO-DO! xD Un abrazo!!

ShiroDani dijo...

Yo después de leer a Begoña y Antonio no tengo nada que decir. Sólo, que como asistente disfrute como un niño y espero que no sea la última. Felicidades por tu reseña.
Un abrazo.

Pandora_cc dijo...

Muchas gracias por la visita Dani! Y por el comentario!!
Un abrazo!