viernes, 30 de diciembre de 2011

Regreso al laberinto. Jake T. Forbes y Chris Lie



Vaya forma más bruta de cargarse la magnífica idea de hacer un cómic basado en la magnífica peli de Dentro del laberinto, de Jim Henson.

Una historia decepcionante donde, por sorpresa, esos personajes a los que añorábamos reencontrar, son relegados a una segundo y lastimero plano, siendo ocupado el primero por otros, nuevos e innecesarios y más bien tirando a flojos (¡ojo! No esperaba que se tratase de hacer una segunda parte de la peli!).

Leí los dos primeros tomos del tirón, emocionada al principio y ligeramente inquieta según pasaba las páginas para descubrir consternada, que la cosa no mejoraba ¡qué va! Se volvía más mala y más “gran mierda” en adelante. Lo más de lo más vino tras leer el tercer volumen, donde empecé a plantearme seriamente mandarle un correo al autor para interesarme realmente por el motivo que le impulsó a cargarse la historia del laberinto de modo tan cutre. Con el cuarto tomo que acabé de leer ayer noche, las ganas han ido en aumento. Se lo mando, os lo juro por Snoopy que se lo mando... (ya os diré si contesta o no).

No es sólo desilusión por haber tenido que esperar más de medio año la continuación de la historia (ese maldito y grimoso tomo tres, que se hizo esperar con ilusión para que luego resultara ser esto, en fin...) debido a vete tú a saber qué motivos, ya que sólo los autores y Norma editorial pueden conocerlos. Es que hasta incluso el dibujo deja muchísimo que desear. No se perciben expresiones. Los personajes son como Chuck Norris, ya pueden estar llorando, riendo, en la guerra o cagando en el techo que ¡oye! no cambian de cara xDDD

En serio, estoy muy decepcionada (por si no os habíais dado cuenta). He leído Fanfics por ahí, cargados de faltas ortográficas que le dan mil patadas a este cómic.

En su defensa y para que esto no quede tan fiero, diré que sólo el epílogo me ha gustado. Ya lo sé, es triste, pero es lo que hay.

Voy a fumarme un piti del desestrés, porque de verdad, que me acuerdo y me enveneno xDDD


Bueno, ejem... eso, que... En fin, vosotros mismos. Yo no me lo compraría (de nuevo) xDDD


Muas con un piti sujeto en la boca, sí, a lo viejuno poniendo a caldo a alguien. Uno de esos.


P.D. La primera lectura que me he programado para 2012 también tiene que ver con el laberinto, Jareth y la tropa. Ya os contaré.