domingo, 22 de enero de 2012

Si tú me dices ven, lo dejo todo... pero dime ven. Albert Espinosa


Hola!

Me llamaba la atención desde que salió, así que aprovechando que es la propuesta para un club de lectura de Facebook en el que participo, me lo he leído.

Me ha dejado fría.

Si bien es cierto que es el primer libro que leo donde el protagonista es enano, y eso me ha parecido novedoso, la historia no me ha inspirado demasiado. Me lo leí en una tarde, eso sí, está escrito a modo “Código da Vinci”, que le decimos unos amigos y yo, con un estilo muy simple y que se hace ameno, bien, eso es bueno, pero de ahí a que el libro en general sea la bomba o un algo imprescindible en cualquier biblioteca personal, la verdad es que va un trecho.

Me han gustado, y mucho, dos personajes que aparecen porque se les intuye profundos, más si cabe que al propio protagonista. Se trata del señor Martín, con el que el chico coincide con diez años en un hospital, y Gregor (¿era Gregor? Creo que sí. Ya no tengo el libro, se lo he pasado a mi sire Ginés para que lo devuelva a la biblioteca que es su hogar) con el que coincide en un barco rumbo a Capri.

No me ha gustado cómo se cierra el libro. El final donde ese niño, el prota y el faro deshacen todo el nudo de la historia, básicamente porque aún no sé por qué alguien mintió por ahí (es complicado reseñar sin contar demasiado xD) y porqué la cosa está tan jodidamente brava.

En fin, os lo recomiendo si no tenéis nada mejor que leer. No os va a cambiar la vida, al menos eso me ha ocurrido a mí. Es un libro para pasar el rato, muchachada.

Prometo que no es una reseña hitleriana, lo mismo es que me encuentro mal xDDD.

¡Abrazos gentes!

Espero que hayáis pasado un finde estupendísimo.




1 comentario:

Ginés Vera dijo...

Por alusión diré que no he sido un buen invitado...no he corroborado si es Gregor o no. Para mi Gregor solo hay uno.
No había leído buenas críticas al respecto de esta novela, me basta tu antisugerencia para posponerlo tras la lista de futuribles de mi estante. Gracias por esta labor silenciosa y sostengo que necesaria habida cuenta de tanto libro libro por leer y tan poco tiempo para dedicar...sobre todo si además, se escribe.
Un saludo.