jueves, 31 de mayo de 2012

Cuento número 37. Perros locos en Manhattan.



Ilustración: Ralph Steadman



PERROS LOCOS EN MANHATTAN*


No tuvo suficiente con morderme a mí, también mordió a Tob.

Dos noches después, cuando febril me eché en el suelo buscando que bajara mi temperatura, lamenté que no fuéramos al momento a por medicinas, o algo que amortiguara el dolor. Escuchaba a Tob sollozar en su cama. Con la vista borrosa le vi temblar de pura agonía y mover la boca sin decir nada. Pero no podía levantarme para ir a su lado; a penas podía respirar. Pensé que ambos moriríamos infectados por la ponzoña de aquel gigantesco perro… Pero vimos el amanecer.

Agotados, no pudimos movernos en todo el día, pero llegada la noche, como si fuera una compensación por las horas de padecimiento, logramos dormir sin espasmos ni temblores.

Desperté cuando todavía no había amanecido; un fuerte dolor me recorría la columna vertebral subiendo hasta la cabeza, haciéndome gritar. Traté de levantarme un par de veces, él estaba boca arriba con una expresión terrible en la mirada, inmóvil. Me sentí enloquecer al verle en aquellas condiciones. Tob llevaba en mi vida más de siete años. Casi siempre estuve sola, pero desde que lo conocí fuimos dos. Él era todo para mí. Le quería aún sabiendo que lo nuestro nunca podría funcionar, porque no entendía una palabra de lo que decía: especies incompatibles.

Por eso, cuando a la noche pude moverme y me arrastré a su lado para verle morir, mi mundo se acabó. Él, que siempre había sido el más fuerte de los dos se quedó pálido, frío, con los ojos oscurecidos y el cuerpo ovillado, como cuando dormíamos plácidamente.

Me abandonó.

Lloré su pérdida desde lo profundo de mis entrañas, hasta que no pude hacerlo más. Me habían dejado de nuevo. El primero me abandonó cuando era una niña; dejaron de hacerle reír mis caricias… Y después él.

Sólo pude sentir cólera por la debilidad de Tob, por no haber sido capaz de resistir a la mordedura y tomar el camino fácil dejándome sola, a los pies de su cama.

Pronto cesaron las lágrimas para dejar paso a la rabia. No sé si me influyó la mordedura de aquel perro negro, no lo sé. Sólo que me sentí más grande y desesperada que nunca, y que cuando salí de casa esa noche, aceché a las parejas paseando su amor por el parque. Todos los hombres eran él, mientras yo me buscaba en las perras que caminaban felices junto a sus amos, junto a sus Tobs, sin encontrar nada. 

Sólo pude encontrarme cuando salté al cuello de los humanos y después al de ellas.

Sólo cuando la ponzoña les fluye también por las venas me veo en sus ojos. Están  furiosas, moribundas, esperando que acabe la pesadilla sin saber que no ha hecho más que empezar. Pronto llegará la rabia. Pronto, muy pronto, serán abandonadas.


Miriam Alonso


Lo prometido es deuda.
Aquí tenéis el relato correspondiente a la última sesión del taller de Ginés Vera.
Recomiendo encarecidamente que os apuntéis al próximo, de verdad. Este hombre es súper grande.
Gracias!!

martes, 29 de mayo de 2012

El yelmo del caballero. Sergio R. Alarte.




Los que me conocéis sabéis que normalmente no leo novela fantástica, pero también sabéis que normalmente hago excepciones. Pues bien llega a El estante una nueva excepción.

Os traigo la reseña de El yelmo del caballero de Sergio R. Alarte, una fantástica novela que acabo de leer y que me ha sorprendido gratamente.

La historia es compleja, no es una novelilla simple en el aspecto de seguir una línea argumental: no… Es que cada uno de los seis personajes principales lleva una trama que del modo más ingenioso, y directo en ocasiones, se relaciona con la de los demás, creando a fin de cuentas y para sorpresa  del ojiplático lector, una historia rica, repleta de descripción que aporta una verosimilitud brutal a este trabajo del escritor Sergio R. Alarte.

¿Qué vais a encontrar si leéis El yelmo del caballero? Pues amén de horas de buen  entretenimiento (tiene casi seiscientas páginas), también  hay que añadir lo que cita el autor en la solapilla del libro (que no os lo voy a contar muahhahahah)... No, en serio, leyendo este libro vais a encontraros entre otras cosas con Aru, un lugar mágico y chulísimo con parajes que hacen soñar al que más, encontraréis canciones que parecen sacadas de algún lugar olvidado por los siglos, muchas espadas y brujería como cita Sergio R. Alarte (veis, al final os he dicho lo que pone!! Si es queee... me hacéis hablar más de la cuenta xDDDD).

Es una novela río, por lo que en los primeros capítulos da la impresión de ir un poco lenta, pero ¡ojo! que después arranca y no hay quien la pare.

Muy buena sensación.

Recomendada, por supuesto.

¡¡Así da gusto leer fantasía!!

Saludos estantianos!








domingo, 27 de mayo de 2012

Cuento número 36. La luz de mi bolsillo

NOTA:

El pasado viernes acabó el taller de relato al que asistía, dirigido por Ginés Vera en la biblioteca Carles Ros. Ha sido un taller excelente. Me ha encantado, de verdad. Y no solo porque el contenido del taller era el adecuado a mi juicio, ni por los compañeros que hemos estado dándolo todo durante este tiempo, ha sido porque pese a su corta extensión ha sido un taller al que poder llamar de Usted.
El cuento que os dejo es el que corresponde a la penúltima sesión. Teníamos que ficcionar una noticia. A mí la que más me impresionó en esas fechas fue esta.
Gracias por leer.
Subiré el siguiente, el último, en unos días. El título: Perros locos en Manhattan.
Ya os contaré de qué iba la cosa.

Mi agradecimiento a Ginés, que ha sabido lidiar con las fichas de parchís que nos sentábamos a la mesa del tercer piso en la biblioteca.
Gracias maestro.




LA LUZ DE MI BOLSILLO




Tengo miedo. No porque no sepa dónde nos llevan, es porque lo sé.

Han cerrado las puertas del furgón. Desde fuera un soldado ha dado dos golpes donde estarían las ventanillas si esto fuera un coche. Una chica a mi lado se ha puesto a llorar. De no haber escondido el móvil no podría estar escribiendo esto, ni verla abrazándose las rodillas bañada en luz azul; no vería sus caras y no sería tan desesperante.

Mis padres no estaban cuando los soldados entraron en casa. Me asusté al oír los gritos y corrí a encerrarme en el baño, pero tiraron la puerta abajo. Ni siquiera pataleé, no grité ni opuse resistencia. No hice nada mientras me llevaban al furgón. Tampoco mis vecinos lo hicieron. Todas las personas con las que crecí dirigieron la vista a otro lado.

El amanecer llegó en 2012 para escándalo del resto de países. Mis padres contaban al ver las noticias, que antes en Europa todos se ayudaban y desde entonces estábamos al margen. Me pareció muy extraño que las cosas hubieran sido de otro modo, pero creí lo que decían hasta que empezaron las reclusiones.

El Ejército tomó el Parlamento cuando yo tenía seis años. Recuerdo que estuvimos un mes sin salir de casa. Tampoco fui a la escuela hasta tiempo después, cuando el Líder mandó instalar los colegios de bloques para hijos de inmigrantes. He estudiado diez años quedando a las  puertas del bachillerato. No entiendo por qué Elena y el resto de chicos han podido seguir con los estudios y yo no pese a ser griega, nacida entre templos y partenones como la que más. Mis padres son turcos, pero mucho antes de tenerme ya habían arreglado los papeles de la nacionalidad. Ellos son griegos, yo también. 

Pero supongo que eso ya da igual; sé dónde nos llevan. En uno de los libros que rescaté de la hoguera del barrio lo leí: no es la primera vez que esto ocurre en el mundo. Además, todos hemos visto cómo vallaban terrenos a las afueras de Atenas, los muros de hormigón y los furgones llevándose a gente que nunca vuelve a casa.




Estamos en cola, igual que en el comedor del colegio, esperando algo que no nos dicen. Las chicas aún lloran aunque siguen completamente quietas. Llevamos así casi una hora y nadie se mueve excepto ellos, junto a los muros, paseando de un lado a otro con los fusiles.

Tengo frío. He metido las manos en el bolsillo de la sudadera. Así también puedo seguir escribiendo para no gritar, para hacerme fuerte y no mearme de miedo, ni llorar por la suerte que hayan corrido mis padres. Ojala estén bien, todo se haya arreglado y puedan venir a  buscarme.

La fila empieza a moverse muy despacio. Hay un par de soldados registrando a las primeras chicas. Todavía queda mucho para que llegue mi turno, pero tengo miedo de que esos dos que me miran disimulando vean la luz en mi bolsillo, lean lo que estoy escribiendo y me peguen un tiro… Aunque sé que me lo darán igual; soy hija de turcos, soy basura.

–¡Eh tú! ¿Qué haces?

Vienen.


Miriam Alonso

viernes, 25 de mayo de 2012

RASTRILLO SOLIDARIO Y MERCADO MEDIEVAL



Este finde viene completito

IREMOS AL...

RASTRILLO SOLIDARIO A FAVOR DE LA SVPAP (las señas en la imagen de cabecera).

¡Pasaos gentecilla! Colaboraréis en una buena causa, muy buena. Juntos podemos echarle un cable a esas cositas inocentes. Juntos podemos evitar que sacrifiquen a los animales del refugio de San Antonio de Benageber. Juntos podemos recaudar lo que falta y garantizarles una casa de acogida hasta que tengan la definitiva.
¡¡¡¡¡PO-DE-MOS!!!!!



MERCADO MEDIEVAL EN BURJASOT (Plaza del Ayuntamiento de Burjasot).

Para amantes del medievo, las cosas chulas y artesanas, y bueno... para todos, así en general.
El mercado estará este finde y vale la pena pasarse por allí para echar un ojo.
Yo voy, fijo. xD


Y ya.

Ale.

xD


Una cosa, así por curiosidad...
¿Alguien sabe cuándo se hace el Mercado Medieval del castillo de Buñol (Valencia)?
Busco busco pero no encuentro entro xD
¡¡Gracias!!

Brujas de viaje. Terry Pratchett




Bueno, pues vamos a estrenar el año en lo referente a reseñas de Pratchett con la de Brujas de Viaje. ¿Por qué? Pues porque como muchos de vosotros ya sabéis es un autor que me encanta, y también porque me han regalado un libro suyo en mi cumple, y estoy emocionadísima.

Pero volvamos al asunto que nos concierne.

Brujas de viaje es la tercera novela dentro de la saga de las Brujas. Las protagonistas no son otras que Tata Ogg, Malgrat y Yaya Ceravieja.

La cosa es que sin comerlo ni beberlo, estas tres señoras se ven envueltas en un fregao importante xD. El hada madrina de una muchacha ha muerto dejando su varita en herencia a una de ellas, para que a efectos prácticos se convierta en la nueva protectora de Enta.

Todo esto estaría muy bien de no ser porque Yaya Ceravieja tiene algo que decir al respecto. Y va a decirlo con todo lo que ello implique, además se basará para argumentar sus decisiones en la gran ciencia de la Cabezología.

Si os leéis este libro vais a encontraros con:
-Cuentos. Muchos, muchísimimos cuentos que os sonarán, y sin embargo nunca volveréis a ver igual.
-Viajes. Viajaréis, pero lo haréis montados en escobas de las que no arrancan a la primera.
-Enanos. Siempre... Everywhere xD
-Calabazas, sobre todo calabazas (sí, sí, de las naranjas de toda la vida xDDD).

Me lo he pasado genial con este libro.

Sabéis que me molan mucho los cuentos, pero lo que más me gusta es poder seguir disfrutándolos y que sean compañeros inseparables de batalla se cumplan los años que se cumplan.

Lástima que Yaya Ceravieja no coincida conmigo... aunque supongo que la verdadera lástima es que yo no coincida con ella. Sin duda me hace falta una buena y personalizada lección práctica de brujería... SPAAAAAAAAAAAAAAAAAM       YA OS CONTARÉEEE!!!! (huy, qué tos... xD)

Gracias por leer, amores!

P. D.

Novedades:

Próximamente reseña del libro Cómo aprender a volar de Begoña Abad.
También próximamente fotos de cumple ^^
Gracias!!

sábado, 12 de mayo de 2012

Puesta al día






Holaaaaan

Mucho tiempo sin pasar por aquí, y no ha sido porque no haya ganas, conste, ha sido por ser físicamente imposible (=no doy pa más = me hago mayor = me río pero es en serio, el día 20 cumplo 28 OMG!!!!). No obstante sabed, estantianos, que el silencio no ha sido gratuito. Estoy muy hiper liada, cierto, pero en cosas muy extremadamente chulas.

Aquí os dejo un avance de lo que vais a poder encontrar próximamente por aquí...


¡Seguimos con las entrevistas!:
Maestros del grafiti, escritores de todos los tamaños y colores, ¿criminólogos? ¿alguien dijo criminólogos? xD, personas aparentemente sencillas pero que hacen unas cosas que dices WTF!! cuando te las cuentan, vidas curiosas...


Reseñas:
Me estoy haciendo asquerosamente selectiva en este aspecto, así que las reseñas serán menos numerosas y más meditadas.

Relatos:
Provenientes en su gran mayoría del taller al que estoy asistiendo actualmente.


Planacos: 
Cosas de estas que ocurren de vez en cuando y que hay que difundir!!

Pandora's confidential:
Por supuesto

Intrépidos Lacoste:
¡No os voy a contar na! Ya lo descubriréis xDDD

Y más sorpresicas. No tiene gracia si lo cuento todo.

En resumen, que voy a actualizar menos que anteriormente hasta que me desaloje un poco de curro, peeeeero... va a valer la pena, I sure!!

¡Nos vemos!

 
P.D.:
Aprovecho para responder a la pregunta que me habéis hecho unos cuantos. En la feria del libro de Valencia sólo compré 1Q84 de Murakami, no está la economía pa echar cohetes.

P.D.2:
Vuelvo a ser morena. Aclarar este aspecto empezaba a ser de importancia capital xDDDDDDDDDDD.

P.D.3:
Keepon lo sabeeeee!!!! Lo sabe tooooodoooooo!!!! xDDDDDDDDDDDD






¿Quién se ha llevado mi queso? Spencer Johnson M. D.



Vaya nombrecito eh...  xD

Este libro salió de un mercadillo, pa variar. Un euro a cambio de una historia molona con un rollito filosófico que me ha encantado. 

Hem y Haw son dos liliputienses que conviven en un laberinto con dos ratones, Fisgón y Escurridizo. Los cuatro sobreviven alimentándose del queso que un día encontraron en el depósito de Queso Q. Pero una buena mañana ¡Armaguedom! ¡El queso ha desaparecido! Y aquí empieza la historia. 

Desde tu sofá (o cama; para gustos...) ves como actuan los personajes, cómo reaccionan y tardas como cuatro segundos en identificarte con uno de ellos. Ver sus reacciones y sus "modus operandi" al enfrentarse a la pérdida del queso es la risa, pero más imaginarte en ese laberinto acojonante planteándote qué harías tú para encontrar el queso nuevo.

Vale la pena, muchachada. Un gran libro en modesto formato de cien páginas, de las que la historia de estos cuatro sólo ocupa una tercera parte; hay una intro a la fábula y una reflexión final de la obra (al menos en mi edición de Editorial Empresa XXI). 

Hay mucha gente que lo ha recomendado en su curro. Yo misma he oído hablar de empresas que lo han incorporado como formación, y la verdad es que lo entiendo. Este libro es un puntazo. 

Creo que le hablaré de él a mi jefe xDDD No, en realidad no creo que lo haga, si buscamos más queso por allí yo os juro que me corto las venas en juliana. 
Vale, ahora vamos a los otros pros y a los contras:

PROS: tamaño pequeño, ágil lectura, grandes contenidos filosóficos y psicológicos (sabéis que me pone palota el rollo filosófico xD), te echas las risis en algunas partes. 

CONTRAS: no parece estar escrito por un profesional, tiene errores de principiante (no muchos, todo hay que decirlo) pero que serán fácilmente detectados por vuestros wonderful ojos de lectores ávidos de conocimiento. 

Por lo demás, la sensación ha sido muy grata. 

Ale salaos, me voy a buscar queso nuevo xD

Besis