sábado, 12 de mayo de 2012

¿Quién se ha llevado mi queso? Spencer Johnson M. D.



Vaya nombrecito eh...  xD

Este libro salió de un mercadillo, pa variar. Un euro a cambio de una historia molona con un rollito filosófico que me ha encantado. 

Hem y Haw son dos liliputienses que conviven en un laberinto con dos ratones, Fisgón y Escurridizo. Los cuatro sobreviven alimentándose del queso que un día encontraron en el depósito de Queso Q. Pero una buena mañana ¡Armaguedom! ¡El queso ha desaparecido! Y aquí empieza la historia. 

Desde tu sofá (o cama; para gustos...) ves como actuan los personajes, cómo reaccionan y tardas como cuatro segundos en identificarte con uno de ellos. Ver sus reacciones y sus "modus operandi" al enfrentarse a la pérdida del queso es la risa, pero más imaginarte en ese laberinto acojonante planteándote qué harías tú para encontrar el queso nuevo.

Vale la pena, muchachada. Un gran libro en modesto formato de cien páginas, de las que la historia de estos cuatro sólo ocupa una tercera parte; hay una intro a la fábula y una reflexión final de la obra (al menos en mi edición de Editorial Empresa XXI). 

Hay mucha gente que lo ha recomendado en su curro. Yo misma he oído hablar de empresas que lo han incorporado como formación, y la verdad es que lo entiendo. Este libro es un puntazo. 

Creo que le hablaré de él a mi jefe xDDD No, en realidad no creo que lo haga, si buscamos más queso por allí yo os juro que me corto las venas en juliana. 
Vale, ahora vamos a los otros pros y a los contras:

PROS: tamaño pequeño, ágil lectura, grandes contenidos filosóficos y psicológicos (sabéis que me pone palota el rollo filosófico xD), te echas las risis en algunas partes. 

CONTRAS: no parece estar escrito por un profesional, tiene errores de principiante (no muchos, todo hay que decirlo) pero que serán fácilmente detectados por vuestros wonderful ojos de lectores ávidos de conocimiento. 

Por lo demás, la sensación ha sido muy grata. 

Ale salaos, me voy a buscar queso nuevo xD

Besis


2 comentarios:

Ginés Vera dijo...

A mi me gustó. El tono filosófico también me pone en general y en este libro encontré una buena muestra de algo que no debemos olvidar nunca:las cosas buenas tienen un valor.
Menos mal que no me lo recomendó mi "jefe".
Un saludo.

Pandora_cc dijo...

Las mejores cosas son las que pensamos que siempre estarán ahí, tienes razón. Pero ¿qué hacemos cuando desaparecen sin avisar?... Este libro es la caña, monsieur.