jueves, 11 de octubre de 2012

Lores y Damas. Terry Pratchett.



Este libro fue uno de los elegidos para meterse en mi maleta veraniega de este año. 

Bueno, los que me conocéis sabéis que me encanta el británico y que me fascino con su ingenio. Cuando comencé a leer este libro ya sabía que me iba a encontrar con otra de sus fabulosas novelas, esta vez de la saga de las brujas. Lo que no sabía es que fuera a ser testigo (primera mano) de las dos mejores y más merecidas bofetadas que deseara nunca, y hablo literalmente: O-LE!

Las brujas acaban de volver de viaje. Lancre, su reino, las espera ajetreado. Los preparativos de la boda del Rey Verence y Malgrat (integrante del peculiar trío) están en marcha. Las niñas que quieren ser brujas bailan desnudas en círculos de piedra, muy folclóricas ellas, sin saber que con sus versiones del Danza Kuduro precísamente ahí, están jugando a despertar a gentes muy pero que muy peligrosas: Los Lores y Las Damas (modo elegante de referirse a ellos sin llamarlos por su nombre real directamente, no vaya a ser que abra un portal y puedan viajar al mundo de los humanos, o que por ejemplo sus orejas puntiagudas y crueles vuelvan a disfrutar torturando a diestro y siniestro, porque matar directamente no es divertido; eso lo sabemos todos). 

¡Vaya novelón! Sé que siempre digo lo mismo pero que me crujan si miento. Insisto: ¡novelón! Las brujas están espectaculares, algunas reencontrándose con un lado romántico que nunca pensé tuvieran. El Rey, pobrecito, hace lo que puede, las abejas tienen un papelón en la novela igual que los secundarios... Creo que una de las mejores cosas que tienen las obras de este hombre  son los acojonantes secundarios. Los Lores y Damas también tienen lo suyo, no creáis. Son glamurosos, impresionantes y mal rolleros como sólo los seres brillantes pueden ser.

Lo bueno: todo.

Lo malo: que pese a sumar más de trescientas cincuenta páginas, se me ha acabado volando. 

He disfrutado a base de bien, y como sabía que con tiempo por delante para leer en vacaciones mode on, me iba a quedar con ganas de más, fui lo suficientemente lista para guardar el siguiente libro de las brujas en la maleta. 
En breve otra reseña. 

Besis estantianos.   




No hay comentarios: