jueves, 4 de abril de 2013

Reseña Ghost Girl, Tonia Hurley




Bueno…
Obra para público juvenil, formato molón y llamativo, hojeándolo rápido te encuentras con reflexiones profundas sobre la vida y la muerte, pero… pero… MAL.
En Ghost Girl se trata la historia de una estereotipada adolescente americana que en su búsqueda por encajar tiene un accidente, y va a morirse en el momento más inoportuno: cuando al fin consigue un acercamiento al deportista de turno  que es… ¿a que no lo adivináis? ¡Sí! ¡El novio de la capitana de animadoras! xDDDDDDDDD. Me parto, en fin…
La cosa es que Charlotte, que así se llama la niña muerta, se convierte en el espíritu más cutre del mundo. Resulta además que además de no subir al cielo, se queda en la tierra y tiene que asistir al instituto de nuevo, porque debe aprender a aceptar que está muerta. Total, que le van pasando un montón de historias entrelazadas constantemente con el mundo de los vivos (entre otras porque el instituto fantasmal comparte techo con el natural, que eso es estupendo, claro…).
No voy a decir que este libro sea de esos que cualquier persona con lago mejor que hacer se pueda evitar, pero os diré que si estáis buscando cosas originales para estudiar la novela juvenil, lo esquivéis mogollón.
Me ha gustado: en un principio Scarlett, un personaje secundario y también estereotipado, que dejó de gustarme en cuanto aceptó un reto CANTANDO CONSIGNAS CUTRES contra unas animadoras. Ah, la edición está O.K.
No me ha gustado: el flojo personaje protagonista, la floja trama, el incomprensible y cutre final, lo forzado en general de la obra, los secundarios también tirando a mal… Uff, en serio…
Todo demasiado forzado y poco currado. Yo creo que cualquier niña que lo lea, en algún momento se pararía a pensar: “bueno ¿y cuándo se va a acordar de ver a su familia?”
No os lo recomiendo, obviamente.








2 comentarios:

Ginés J. Vera dijo...

Esto... o sea, que no me lo compre, ni muerto, ¿es eso? Pues vaya, a veces uno tiene que leer un libro del montón para apreciar los del montón bueno.
Seguro que este libro va a estante más olvidado de los olvidados estantes.
Un saludo.

Mimi Alonso dijo...

Sí, básicamente es eso xDDD.