jueves, 28 de noviembre de 2013

Reseña El buen hijo, Ángeles González-Sinde





Bueno, pues sabíamos que la exministra tenía algo que ver con el rollete cultural, sino de qué la iban a poner en ese cargo (aunque bueno… en fin), lo que no sabíamos, al menos yo, era que ella ya había escrito por los codos, aunque no precisamente novelas. Ángeles González-Sinde tiene guiones cinematográficos pa parar un tren, también libros infantiles, pero con esta novela que le costó un año y medio de trabajo, cambió de tercio. Nos cuenta la vida de Vicente, una buena persona, una de esas que defienden el bien sobre el mal, y lo hace desde la óptica aventajada del escritor atreviéndose con la primera persona. Pero volvamos a Vicente, a ese buen hijo que viendo la debilidad de su madre empieza a preguntarse por su propia vida. Las cuestiones existenciales afloran hasta tal punto que decide reinventar su realidad, primero por fuera, no solo físicamente, también su entorno (la tienda donde trabaja, etc); después, ineludiblemente por fuera. La revolución llama a puertas de su vida sentimental, sobre todo cuando una mujer se cruza en su camino y para que la cosa continúe, Vicente tiene que plantearse muy en serio, ya no con apuestas leves, un cambio de vida.
Podíamos decir de ella que es una novela intimista, algo tramado a base de pequeñas acciones, sin grandes conflictos ni rollos. Extrapolado esto al cine podríamos decir que hablamos de una peli con producción española, no de Thor, the dark world, o sea, que no hay efectos especiales… no sé si me explico, supongo que sí. Lo importante es que ha quedado finalista del premio planeta. Qué cosas, en esta ocasión, y con lo poco que he visto de la obra, sí considero que merezca la dotación… Vale, ahora es cuando me matáis, lo sé, pero guardaré celosamente mis motivos para pensarlo.

No hay comentarios: