lunes, 7 de abril de 2014

Pandora's confidential: Megan Maxwell, entrevista.





Había leído cosas suyas, sí, un relato gratuito colgado en su página web y una novela de hace tiempo; sin embargo, cosas de la vida, esta autora seguía inspirándome buen rollo a pesar de  polémicas, chascarrillos y el largo etcétera que acosa a los que empiezan a ser alguien en este asunto de las letras. A veces por esas cosas nos creamos una imagen de alguien que después, al conocerlo en vivo, nos hace resoplar con decepción. Otras veces pasan cosas como las que ocurrieron cuando conocí a Megan Maxwell, en la entrevista que nos concedió por su Melocotón Loco.
Si no habéis leído nada suyo, permitidme que os ponga en situación. Megan escribe novela romántica actual, chick lit, también histórica y erótica. ¿En qué destaca su obra? Bueno, yo diría que en su modo de narrar. Son novelas divertidas, a veces con puntos absurdos y otras con guiños de esos que lees y piensas: “esto me es muy familiar, voy a seguir leyendo a ver qué pasa”. De ahí, creo, el firme enganche de los lectores, de ahí también que ella solita sea la autora más vendida en 2013. Este Melocotón Loco que comentaba es una comedia romántica de las que le gusta escribir. Sorprendentemente no se parece en nada a la trilogía erótica que le catapultó hace un par de añitos (es la autora de la saga Pídeme lo que quieras). Sus protagonistas, según propias palabras son: “un bombero de los que hacen soñar y una fotógrafa muy independiente que cuando le ve por primera vez siente El Flechazo”. Bien, esto es estupendo. Seguimos hablando y dice sobre la obra que: “se cuenta un poco la historia de cómo ella, a pesar de lo enamorada que está, aguanta muchas cosas y cuando ya dice “bueno, hasta aquí hemos llegado, se tiene que acabar esto” entonces la tortilla se da la vuelta”. También añade: “Es una historia que acaba bien, todas mis historias acaban bien, para sufrimiento ya tenemos el de la vida real”.
Creo que ahí, sinceramente, está la clave de su éxito. Megan sabe sacar una sonrisa al lector. La magia se materializa cuando uno desea evadirse en su historia y el otro disfrutar contando aventuras lejos de tristezas, de exageraciones, empleando cotidianidad risible, estudiado caos, aceptando bombero “como animal de compañía”... ¡No se me exalten los bomberos, solo era una broma!  
¿Sabéis qué me quedo de nuestro encuentro? Me quedo con una novela genial en el bolso, la sensación de haber quedado para hablar con una  amiga a la que llevaba un montón de tiempo sin ver, y con el recuerdo de haber disfrutado y reído en cada uno de los  cuarenta minutos largos que duró la entrevista. Por supuesto también guardo en un rincón especial de esta infiel memoria, los consejos que nos dio y que agradecimos, agradecemos y agradeceremos muchísimo.
¿Qué consejos? Bueno, eso os lo cuento en otro post.

2 comentarios:

Ginés J. Vera dijo...

Estaré atento a esos consejos que te dio Megan. Me pareció muy afable y simpática cuando la conocí.
Enhorabuena.

Mimi Alonso dijo...

Totalmente de acuerdo.
Un saludo,