lunes, 16 de junio de 2014

Mi gato es vegetariano 3/5




Loki:
Es muy coqueto, como os decía en el anterior Mi gato es vegetariano, pero él tiene un producto que los humanos no podemos ni soñar: lengua de gatete. Usándola combinada con una alimentación rica en proteínas, vitaminas y minerales adecuados, Loki consigue un pelo radiante, una mirada preciosa y ser la bola de pelos más juguetona del mundo. Sí utiliza productos extra, no nos engañemos. Una vez por semana se somete a una limpieza/revisión de orejitas porque, como él es así, le mola escarbar en cualquier cosa escarbable y por consiguiente se le acumula bastante cosa fea en esos puntos. Usamos un producto de farmacia dirigido a niños que aplicado sobre gasa, le va genial aunque él no le tenga simpatía. Se da duchas de cuando en cuando (habéis leído bien, se da duchas), y es que otra de sus rarezas es que le gusta el agua. También le llaman la atención los perfumes, de hecho los suele tirar al suelo tras rozarse con ellos. En fin.
Supongo que si Loki estuviera en la calle o en la jungla, los otros gatos dirían de él que…


La humana:
La humana también es coqueta a ratos, pero como ella no tiene una lengua de gatete con la que asearse, usa el método habitual para humanos. Sus pautas de higiene son las establecidas comúnmente, pero ella sí utiliza productos para complementarlas. A ella, en definitiva, sí le está afectando ser vegetariana a la hora de cuidar su piel y cabello. ¿Qué hace la humana? Emplear hidratación extra; os cuento. Cuando una tiene la piel seca y deja de meterse pal cuerpo “grasilla extra que antes comía y ahora no”, su piel como que se seca más de lo habitual. No mola ver que al rascarse una la zona se irrita, se escama, el cabello está más lacio y quebradizo, de modo que hay que poner solución al asunto.
Los tratamientos faciales y corporales: amén de la hidratación diaria, una vez por semana la humana se exfolia con su exfoliante* Rituals y aplica una mascarilla facial hidratante* de lo que pilla (arcilla, miel, chocolate, aguacate…). Con las manos hace lo propio usando un exfoliante* para tal fin y una crema hidratante de cítricos* también de la casa Rituals. Respecto al cuerpo, lo mismo; una vez por semana toca exfoliarse*, usar una crema nutritiva (maldita piel corporal seca y su facilidad de rotura) y, muy de cuando en cuando, darse un baño a lo new Cleopatra (o sea, prepararte una copita de vino, poner agua calentita en la bañera, echarle sales*, gel específico para que haga burbujas*, y mezclarlo todo con leche entera, un brick, para que la hidratación sea aún más hardcore. Ojo con esto, se emplea bastante agua y solo lo notas cuando realmente tienes la piel hecha mierda, cosa que sucede cuando, por ejemplo, estás un mes sin hidratarte a diario después de la ducha. Si vas a probarlo no abuses de ello, piensa en el medio ambiente). Para el cabello: aceite de oliva virgen, sí sí, tal cual lo leéis. Aplicas aceite en tus manos, lo frotas y lo vas repartiendo por el cabello hasta que quede completamente cubierto pero sin gotear ni nada por el estilo. Después te haces un mini moño y lo mantienes como una hora o dos, al gusto, cuanto más tiempo tengas el aceite, más notarás el resultado. La humana normalmente se lo aplica los días que sabe no va a salir de casa, así lo lleva una media de 3-4 horas. Luego, mientras hace todos los demás rituales de belleza, lo mantiene hasta que llega el momento ducha y se queda pomposa total. Además de eso, cada vez que lava su cabello emplea un champú específico* y mascarilla* en vez de acondicionador* (ya hemos dicho que se le rompe bastante, pobrecita ella).
Cuando le cuentas todo esto a una persona que no es vegetariana, normalmente…
*Habéis visto que siguen cada producto que he nombrado. Están ahí porque NINGUNO de los productos que utilizo está testado en animales, y me parece algo a destacar. Hay muchísimas alternativas cosméticas a las testadas, muchísimas, y para sorpresa de los escépticos, no son caras para nada. La marca Essence tiene maravillas, Rituals es como la catedral de los productos no testados en animales, las herboristerías son mundos misteriosos deseando recibirte… Si no te parece bien nada de lo que digo respecto a estas opciones, tampoco tienes excusa, chat@: productos naturales mode on. Exfoliante de aceite de oliva y azúcar para la cara o sal para el cuerpo, mascarilla de aceite para el cabello, mascarilla facial de aguacate, crema hidratante de cera de abeja, baños de romero, aguacate hasta en las venas… (busca el listado de PEETA donde aparecen las marcas que testan y las que no para informarte. También puedes consultar webs de productos naturales y recetas naturales para encontrar alternativas).
No hace falta ser vegetariano, vegano ni ostias putas para cuidarse responsablemente. Se puede ser divino sin hacerle daño a nadie, y no es que me vea divina, es que cada vez que busco la alternativa me veo mejor físicamente, psicológicamente y anímicamente, por lo tanto brillo y me gusto más.
Ya. 



No hay comentarios: