lunes, 14 de julio de 2014

Reseña La catedral del mar, Ildefonso Falconés.





Me lo dejaron, me atraía pero nunca lo compré. No me planteé que fuera un acto subconsciente, un “no sé si fiarme de ti, coleguita”. He de reconocer que no habría puesto el grito en el cielo si lo hubiera comprado, pero también os digo que no es un libro que me emocione imaginar en mi biblioteca…
Y no es que sea malo, malo no es, eso es indiscutible, solo hay que ver a la cantidad de gente que ha llegado, la cantidad de cosas que han dicho de él, la cantidad de prensa que en su momento movió la obra, pero yo no sé si es que estoy acostumbrada a otro tipo de lectura, a otra ficción histórica, otro tipo de acción, una caracterización de personajes diferentes, no sé, a otra cosa, que no me llegó a enganchar. El principio iba bien, cuando el padre lucha por salvar al hijo, el taller de alfarería, etc., pero por ejemplo, me desencantó muchísimo el carácter del padre respecto al protagonista, porque no lo veía ni siquiera como a un padre español que casara con la época, le veía con un pensamiento tan progresista, tan amable que ni siquiera en años de progreso como los nuestros, puedes encontrar en todas las personas. Supongo que captáis lo que digo, pero si no allá va: no me creí al padre del protagonista. Tampoco me creí a sus compañeros transportando las piedras, era todo como demasiado amable, como demasiado mentira, como que los viejecitos donde vivían les adoptan a él y al raterillo porque sus corazones, en épocas de hambrunas, en aquellas épocas, vamos, se ablandan… No. Lo siento pero no me lo creo.
Mi profesor particular siempre me dice eso cuando dejo de lado el rigor en pos del romanticismo a la hora de escribir, el “no me lo creo” me gusta menos que a nadie, pero es que hay que reconocer que a veces a algunos escritores se nos va la mano.
En fin, lo dicho. Gran obra, los paisajes estupendos, los retratos históricos en parte también, pero los personajes, sus caracteres, sus pensamientos, no me han convencido.
Gracias por pasar y leer.

2 comentarios:

Carlos Corzón Campazas dijo...

Lo leí hace poco y a mí si que me gusto, lo que pasa que igual no lo hice con un espíritu crítico y recordando si que en parte te tengo que dar la razón

Mimi Alonso dijo...

Yo tampoco lo hice con espíritu crítico, pero me llamó poderosamente la atención, la verdad. Me mola verte por aquí :D.