lunes, 20 de octubre de 2014

Reseña El jardín secreto, Frances Hodgson Burnett






El jardín secreto es una de esas novelas que le suelen gustar a las raritas como yo: victoriana y encantadora en ese punto que te están describiendo una sociedad totalmente distinta a la tuya –más cándida o fosca dependiendo del libro-, y tú te crees cuanto lees sin plantearte nada, sin que cueste entrar en situación a pesar de poseer una ejercitadísima mente del S. XXI.
Cuenta la historia de Marie, una niña repelente que queda huérfana de la noche a la mañana, una niña que vivía en India cuando se produjo un estallido de ébola; una niña que nadie se acordó de rescatar cuando corrían despavoridos del fantasma invisible. Finalmente se salva, la envía a Londres donde todavía tiene un tío, jorobado, que accede a encargarse de ella, aunque no le hace gracia eso de tener una chiquilla corriendo por la casa.
La recuperación de Marie y su conversión en una niña sana y normal, está directamente ligada a su nueva obsesión: encontrar la puerta de entrada al enorme jardín secreto que hay entre los tantos de su tío. No encuentra la puerta por más que se empeña, la hiedra se ha tragado el misterioso lugar, pero gracias a la aparición estelar de un secundario no humano, consigue dar con ella, descubriendo que en el interior…
Y hasta aquí os voy a contar.
Quiero resaltar a los secundarios de esta novelita, a los humanos y a los que no; también creo que la traducción es magnífica y se trata de un conjunto, en general, muy accesible. Me he enterado hace más bien poco de que existe una película, de modo que no descarto verla pronto. Si lo hago, también la comentaré por aquí.
Por favor, si podéis escapar a un pueblo o algún sitio verde, y tenéis niños que lean preguntándose qué hacer esa tarde, llevadlos a dar una vuelta y a la noche hacedles llegar este libro. Que encuentren su jardín secreto.
Les va a encantar.
Salud.

2 comentarios:

Ginés J. Vera dijo...

Tendré en cuenta esta novelita, en cuanto a lo de la película, creo que prefiero leerme el libro primero; manías, tal vez, pero es que prefiero que no me defraude una obra si antes la veo que leerla.
Gracias y un saludo.

Mimi Alonso dijo...

Yo aplazo la visualización de la película una temporada. Ahora estoy en un ciclo de cine de terror.
Gracias a ti. Saludos.