lunes, 3 de noviembre de 2014

Cuento número 52, especial Halloween. Devorambre.




 
                                                                           Foto: Only lovers left alive.
A veces es como si quisieras comerme el corazón, mordisqueando mi pecho izquierdo con los dientes, cada vez más hambriento. Lástima que por momentos tus ojos adquieran esa opacidad tan extraña, tu cuerpo cruja, te cambie el rostro, arañes… Es una pena que, entonces, deje de excitarme, y que esto no tenga un tono erótico. 
Miriam Alonso.

Sé que llego unos días tarde, pero la dicha... en fin, ya sabéis el refrán. 
 

No hay comentarios: