lunes, 10 de noviembre de 2014

Reseña La peste, Albert Camus



Sorpresón y novelaza. Mira que me resistí, lo escribí hasta en un Pandora’s confidential negándome a leer más... pues eso, no hay como que alguien a quien respetas te anime a darle otra oportunidad a un autor para que se den movidas memorables.
La peste viene siendo una crónica muy dura de la epidemia con la que comparte nombre la novela, que en este caso se cierne sobre Orán. El libro está lleno de referencias filosóficas de estas raritas que tiene Camus. Se ven, se disfrutan a saco en los personajes; ellos viven toda la historia  de formas muy distintas que, como sospecháis, no voy a revelar.
Sí quiero destacar la figura del médico que aparece desde las primeras páginas, y también otra, u otras: unos personajes inquietantes, las ratas, y ese simbolismo implícito suyo. En esta obra son indicios, esas cosas que a veces incluso tapamos inconscientemente y luego, si hubiéramos prestado atención, podrían habernos servido si no de guía, como señal inequívoca de que algo pasa.
Elegí este libro, curiosamente, al principio de cernirse sobre España la amenaza del ebola. Caigo ahora, pero es tirando a simbólico y, quizá, un poco masoquista.
En fin, lejos queda la teoría que afirma que La peste de Camus en realidad simboliza la ocupación Alemana en París. Ahí no entro, tendría que documentarme para poder decir algo coherente.
¿Sabéis qué? Estoy aprendiendo que no se puede juzgar absolutamente nada con alegría y despreocupación, porque luego pasan estas cosas. El día menos pensado te despiertas y resulta que te gustan Camus y Kafka, y acabas convirtiéndote en la rarita de tu grupo de amigos… bueno, aunque igual siempre lo fuiste y no querías darte cuenta. 
Salud. 

Es la primera vez que dedico una reseña a alguien. Allá va: Ángel Gambín, profesor y cliente. Gracias por echar la semilla y esperar a ver qué pasaba... Ha pasado. Siéntete orgulloso, ya viste que aquel día me mostraba no escéptica, lo siguiente.
:)

No hay comentarios: