jueves, 20 de noviembre de 2014

Reseña ruta CaminArt: Camins negres.


El otro día decía en Facebook: “se pueden hacer muchas cosas en un fin de semana”. El asunto es, ¿qué opción hay de salir sin acabar en el bar de siempre, en casa de unos amigos, o haciendo, sin ganas, alguna sosería? Me vais a amar porque os traigo la solución: se llama CaminArt.

En el punto de partida.

CaminArt es una cooperativa cultural dedicada a algo muy chulo: hacen rutas turísticas por Valencia acercando diversos aspectos de la historia a ti, ser sin plan para el sábado noche o el domingo de mañana. Y vosotros diréis: “vale, pero ¿qué tiene de magnífico el asunto?”. Pues entre otras, encontrarte rodeado de gente inquieta deseando hacer algo distinto, descubrir cosas alucinantes de lugares que parecían tan cándidos ellos (madre mía, vais a flipar cuando sepáis qué había instalado frente al Mercado Central), escuchar y arquear las cejas estupefacto... 

Dirección a la casa de las arrepentidas

Hablo desde la experiencia. El pasado sábado unos amigos y yo asistimos a la ruta Camins Negres (Caminos negros); nocturna. Empiezas a andar por calles que has recorrido mil veces, pero lo haces acompañado de un miembro de CaminArt, mientras ves a la gente alrededor excitada, divirtiéndose pero atenta, intentando adivinar qué sorpresas aguardan. Cuando te detienes, estás tan implicado y receptivo a la información de esta gente, apasionados profesionales de la historia, que por un momento la Valencia conocida cambia. Viajas en el tiempo a diez euros por barba.

 
Junto a la Generalitat

Yo me enteré, entre otras cosas, que cerca a la Plaza Redonda había un señor “mañoso” con las “navajas”. Me enteré también de cómo se las gastaban la Inquisición y las prostitutas de la época, qué destinos corrían los asesinos o ladrones, qué métodos empleaban en los calabozos para hacerles confesar, por qué se enterraban vivas a personas… pero lo más importante fue enterarse de cuándo y estar donde ocurrió todo. Esa es una de las labores de CaminArt: llevarte a la puerta del palacete, al callejón quebrado, a la plaza concurrida, y allí, en pleno escenario, hacer que salgas de esta época erizándote el vello (hablamos de la ruta Camins Negres en concreto). 


Consulta libros, mira en internet, lee lo que quieras sobre esos temas fascinantes; hasta no estar allí, de pie, escuchando cuanto el magnífico equipo de CaminArt tiene por contar, a la historia le faltará una pieza.
Os aconsejo clicar ya mismo en los enlaces que dejo al final del post, pero ya, ya. Yo, por lo pronto, me acabo de apuntar a otra ruta.
Salud. 


¿Os estáis preguntando por qué llevamos cartelitos colgados al cuello?... Id a descubrirlo. 

No hay comentarios: