lunes, 15 de diciembre de 2014

Entrevista CaminArt (incluye balazos).



Pues aquí está la versión extendida con más fotos, algunas de la ruta que hicimos ayer mismo con ellos (fue Camins inèdits, recomendadísima queda desde ya).
No os quejaréis...
;)

M.: Cuéntanos un poco quién eres y en representación de quién vienes.
C.: Soy César, soy guía de turismo de la Comunidad Valenciana y estoy aquí en representación de uno de los tres miembros cofundadores de CaminArt, Camins de culturay art, que es una cooperativa de trabajo social nacida el 18 de noviembre de 2013, o sea que hoy es nuestro primer aniversario.
M.: ¡Ostras! ¡Qué coincidencia, qué bien! Bueno, cuéntame, ¿a qué se dedica CaminArt?
C.: A hacer rutas culturales saliéndonos un poquito de lo que es el turismo que se viene realizando en la ciudad de Valencia que es un turismo más quizá para gente de fuera y deja de lado el turismo local. Nosotros con las visitas que hacemos lo que pretendemos es acercar la ciudad de Valencia, el centro histórico, a la gente de Valencia y alrededor, pero desde un punto de vista diferente, poniendo en valor patrimonio desconocido, sacándolo a la luz… Es el objetivo número uno: dar a conocer aquello que normalmente queda al margen de las rutas turísticas ordinarias.
M.: ¿En qué momento se decide crear la cooperativa?
C.: Esto inicia hacia marzo de 2013, cuando nos reunimos Esteban y yo y buscamos a otra persona, encontrando a Sara, que es una gestora cultural con gran inquietud por los mismos temas que tenemos nosotros. 

( Fotografía: CaminArt)

M.: ¿Por qué?
C.: Por inquietud. Por emprender, por variar, por diseñar nuestras propias rutas, volar por nuestra cuenta… Y de momento no nos hemos estrellado, continuamos volando (risas).
M.: La prensa se hace eco de vuestras rutas por lo innovador a pesar de que sean temáticas más bien históricas, eso es un valor añadido… Esto no sucede con otras gentes que organizan rutas, etc.
C.: Mira, hay diferentes tipos de rutas, pero nosotros hemos acertado con dos que son muy originales, la de Camins negres y la de Camins gremials porque se salen completamente de todo lo que se viene haciendo, y ya no solo porque toques la temática histórica, porque todas vienen siendo patrimonio, historia, cultura y arte, pero concretamente la de Gremials, lo que estamos haciendo es articular también con los pequeños talleres de artesanos que todavía quedan en el centro histórico, es decir, nosotros a parte de contar la historia de los gremios, las calles, los oficios, entramos a los talleres y hablamos con los artesanos, ellos les explican “soy la cuarta generación, la quinta… mis abuelos tenían el taller en tal, tal y allí estamos…”, entonces hacen partícipe al ciudadano que ahora pasa por el centro histórico y sabe que en tal calle, tal sitio, hay un taller que todavía sigue haciendo artesanía como los de siglo XIX.
La de Camins negres quizá por el tema del morbo, de lo oscuro que contamos, la inquisición, el psiquiátrico, el prostíbulo… Son temas que llaman muchísimo la atención. Dónde está la horca, quién murió allí, dónde estaba el famoso barbero que degollaba a los clientes en el XIX.
M.: Quién era Ridaura… (risas)
C.: Quién era Ridaura… (risas) Son cosas interesantes que a la gente le llaman mucho la atención y por eso mismo yo creo que la prensa se hace eco de estas rutas.
M.: Hay todo tipo de rutas para todo tipo de público, he leído incluso que tenéis unas V.I.P.
C.: Están orientadas a gente que quiere una ruta exclusiva para ellos, dos tres grupos muy muy reducidos que nos piden la ruta en concreto. Al ser grupos tan pequeños podemos introducir más novedades, desplazarnos más fácilmente o visitar sitios que igual con grupos de veinte o treinta personas no se pueden entrar. Es una atención personalizada. 

 ( Fotografía: CaminArt)

M.: Se tienen que contratar con antelación, intuyo, no creo que sea inmediato.
C.: Aconsejamos que por lo menos se nos fije el día con una semana de antelación, sí. Si es inmediato de un día para otro hay que mirar la agenda, pero aconsejamos lo otro.
M.: ¿Cómo suele ser el público interesado en vuestros servicios? ¿Podríamos hacer un perfil?
C.: El perfil que quizá se repite es el de la persona con inquietud, con mucha inquietud por conocer la historia de su ciudad. Realmente en cuanto a edades nos encontramos con estudiantes de universidad, gente que acaba de terminar, veinte, treinta, cuarenta, más y menos también, de hecho, en la última ruta vino una mamá con una niña de doce años. En el público valenciano no tenemos una franja de edad en concreto si no al contrario, hay un abanico completo que comprende todas las edades.
Tienen en común las ganas de descubrir. Nos encontramos mucho con comentarios tipo “esto no lo conocía”, por ejemplo, gente que no había subido a las Torres de Quart, entrado al Almudín… Un poco porque como lo tienen tan cerca lo van aplazando y al final no entran, entonces sí que tienen esa inquietud.
M.: Está genial. Además de rutas hacéis más cosas: talleres, asesoría…
C.: Los talleres los estamos haciendo para colegios, de hecho este viernes hacemos uno del Tribunal de las aguas, que es llevar a los chavales la historia del tribunal, cómo funciona el tribunal, vestirlos como miembros del tribunal y realizar un simulacro de caso del tribunal. Pero tenemos talleres que tocan la época gótica, la romana, talleres de Valencia cuando era capital de la república, taller de pintura… Están orientados para primaria, secundaria y bachiller. Vamos al colegio y los realizamos.
La asesoría cultural son, por ejemplo, los temas que estamos realizando ahora mismo para Castellón es respecto a una exposición que se realizará en diciembre sobre las normas ortográficas de Castellón del año 32. El ayuntamiento se ha puesto en contacto con nosotros para realizar el proyecto. Lo lleva Sara con nuestra ayuda, pero Sara es la gestora cultural que se encarga de estas temáticas. Esa es la asesoría cultural que realizamos.
M.: Sois gente peleona en lucha constante por la conservación del patrimonio, ¿qué medidas tomáis? ¿Cómo se hace eso?
C.: La principal forma de luchar por el patrimonio es ponerlo en valor y darlo a conocer. Si es un patrimonio que permanece en el olvido, está oculto, y la mayoría de ciudadanos lo desconocen, cuando pasen por al lado, como la administración no te pone un cartel para indicar qué es y el abandono ha hecho mella, se convierte en otro edificio más que no se sabe qué es. Nosotros al incluirlo en nuestras rutas y enseñar esos lugares, enseñamos a la gente que es patrimonio valioso y a la vez lo ponemos en valor. Como si tuvieran un círculo rojo de cosas que se deben enseñar. 

 ( Fotografía: CaminArt)

M.: ¿Denunciáis también el tema del abandono?
C.: De eso se encarga la asociación Círculo por la defensa y difusión del patrimonio cultural, ellos son los que realizan la denuncia administrativa, nosotros hacemos la parte de difusión. Hay una separación.
M.: Me he apuntado por aquí también que sois como el Gran Hermano de lo cultural porque lo he visto varias veces por ahí…
C.: Eso es el Círculo por la defensa. Yo es que soy a la vez presidente del Círculo por la defensa y miembro de CaminArt, pero hay gente que pertenece a CaminArt que no pertenece al círculo. Estamos un poco mezclados, pero separamos las dos partes.
M.: ¿Qué puede hacer el ciudadano para defender el patrimonio?
C.: Conocer el patrimonio de primera mano y valorarlo. Si tiene hijos, educando en la importancia y el valor del mismo, eso es muy importante. Quien conoce el patrimonio y lo valora, se convierte en un defensor automáticamente.
M.: En un año de actividad habéis conseguido que gran cantidad de valencianos se levante del sofá, haga cosas culturales, os escuche y además ande, ¿cómo se os queda el cuerpo viendo la respuesta del público?
C.: Estamos muy contentos. El primer año se puede definir como algo positivo. Es un año de crecimiento donde afortunadamente no hemos tenido pérdidas, las ganancias han sido las justas, pero es un año de despegue, de contacto real con el mercado turístico. Es un trabajo arduo pero tanto mis compañeros como yo estamos muy contentos con el trabajo realizado y esperamos seguir hacia arriba. 

( Fotografía: CaminArt)

M.: ¿Qué podemos esperar de vosotros a corto y medio plazo? ¿Hay algún proyecto confesable?
C.: Sobre todo la segunda parte de Camins negres, nuevas rutas como Camins de aigua, o sea, varias rutas y cambiar también un poco las que estamos haciendo. Vamos añadiendo, quitando…
M.: Sí, que dentro de seis meses puedas volver a hacer una ruta ya hecha y encuentres cosas nuevas.
C.: Sí, de hecho la investigación que estamos haciendo los compañeros es continuada, estamos en ello constantemente. Yo no leo novelas, leo manuales de historia. Documentación a diario, preparación de contenidos…  Nos vamos a centrar en ampliar el contenido y riqueza de nuestras rutas, en colegios también… Así que nos va a tocar trabajar dos o tres veces más, pero muy a gusto.
M.: Claro que sí. ¿Cómo podemos informarnos de vuestra agenda y vuestras rutas?
C.: La vía principal es Facebook, tenemos mil novecientos y pico seguidores y por ese medio es como más fácilmente llegamos y nos llega gente. Actualizamos mucho. La página web es la imagen corporativa. El blog lo utilizamos por ejemplo para detallar puntos de la próxima ruta que vamos a realizar. Twitter  e Instagram los empleamos durante las visitas para que la ruta tenga también un contenido vivo mientras está sucediendo, pero la forma principal es Facebook. El ochenta y cinco o noventa por ciento de las personas que preguntamos después haciendo un feed back nos lo comenta.
M.: ¿Hay algo que quieras añadir y que no te haya preguntado?
C.: Quizá el tema de la elección del nombre CaminArt. Estuvimos dándole muchas vueltas, pero pensando que lo que más hacíamos era caminar, lo fusionamos con arte, y nació CaminArt. A partir de ahí nuestro logo pasó a hacer esa especie de calzado medieval que acompaña a las letras de CaminArt. 

 ( Fotografía: CaminArt)

M.: No me había fijado que era un calzado medieval ¡muy buen aporte! Pero eso no te va a librar de los balazos… ¿Listo?
C.: Llevo chaleco, pero a ver cómo están mis reflejos (risas).
M.: Recomiéndame una ruta.
C.: Camins negres, Camins Gótics… Hay muchas.
M.: Una época.
C.: Gótica, romana, musulmana… Me encantan.
M.: Un libro.
C.: Cualquier libro de Jose Luis Corral Lafuente, el del El cid, por ejemplo.
M.: Si pudieras entrevistarte con un personaje histórico, ¿a quién elegirías?
C.: Pere Compte, y si no Francesc Baldomar, sin lugar a dudas.
M.: ¿Con quién unas cervezas?
C.: Francisco Mora Berenguer, arquitecto modernista que me gusta.
M.: ¿Por qué historia del arte y no turismo?
C.: Historia del arte tiene una sensibilidad hacia el patrimonio que turismo no tiene.
M.: Un lugar histórico donde te instalarías.
C.: Cualquiera con muralla islámica dentro, sin lugar a dudas. ¡O si no La Lonja! ¡Compraría La Lonja y me instalaría dentro! (risas)
M.: ¿Te ha gustado la entrevista?
C.: Perfecto, ha sido una entrevista fenomenal. Los balazos me han encantado, a bocajarro (risas).
M.: Sí, a todo el mundo le gustan (risas).

No hay comentarios: