lunes, 8 de junio de 2015

La Mona Lisa calva



Supongo que a algunos os suena la imagen. La crearon hace unos años, es un homenaje a todas aquellas mujeres que están pasando por una enfermedad tan grave y seria como la del cáncer. Cuando yo la vi por primera vez, me dio la risa, la verdad, había visto muchas versiones de la Mona Lisa, pero ninguna como esa, tan bien hecha y tan simpática. Eso me pareció, simpática, y así me la tomé. De hecho, pensé que la pobre Mona se había quedado calva del estrés (por aquello que cuando estás con mucho lío la almohada también se da cuenta, y bueno, digamos que la tomé como ídola de las mujeres estresadas (sé que me he inventado lo de ídola, calma). La cosa es que ahora mismo la Mona Lisa calva es mi fondo de escritorio en el pc, y también la pantalla de inicio de mi móvil por este motivo, de hecho, identifico unas cuantas Monas Lisas calvas entre mis amigas y familia. Así que, sabed, estantianos, que si me veis citarla, o veis que la publico en Facebook, lo hago con pleno convencimiento de causa y sabiendo que esta super mujer es igual de válida estando calva o no. Que le ataque el mal que le ataque, sigue trabajando duro para alcanzar sus sueños. Sabed, principalmente, que una Mona Lisa calva despierta mi absoluto y total reconocimiento por el hecho de tener unas pelotas como campanas y seguir ahí, aunque sea perdiendo la melena.
Haremos un grupo de Facebook.
Somos muchas.
Y molamos.
Ea.

No hay comentarios: