lunes, 28 de septiembre de 2015

RESEÑA Una tienda en París, Maxim Huerta.



Hay libros que te lees por obligación, para reseñar, porque te lo exigen; hay libros que te lees porque una persona que te conoce casi como tú misma te recomiendan. Ese es mi caso con Una tienda en París.
Maravillosa historia la propuesta por Maxim Huerta, así de claro os lo digo. La novela comienza en Madrid, contando la vida de Teresa, una mujer que a ojos de cualquiera lo tiene todo, aunque en realidad le falta lo más importante: el amor. No hablamos solo del amor romántico, también hablamos del amor que uno encuentra en su familia, en los abrazos de su madre, en el tira y afloja con un hermano. Teresa no tiene nada, solo lámparas de araña sobre la cabeza y una gracia especial para repudiar el gris en los cuadros que pinta. Teresa tiene ganas de usar colores para dibujar.
La primera muestra la encuentra en el antiguo cartel expuesto. Es un cartel parisino, de una tienda de telas, pero está en otra tienda, una anticuaria de Madrid. Desde el momento que ese cartel toca sus manos, sucesos extraños atenazan su vida. Cosas que quizá podrían ser paranormales o quizá producto de su imaginación. El caso es que de un modo u otro, Teresa decide comenzar el viaje que cree cambiará su vida. El pasado, sobre todo las huellas de una mujer, Alice Humbert, parisina y misteriosa, tendrán mucho que ver en esta historia que os recomiendo fuerte, tan fuerte como una de mis mejores amigas me la recomendó a mí.
Lo que no me ha gustado: que o me despisté, o no vi dónde se encontraba una narración que hace Alice.
Lo que me ha gustado: que según la nota al final de la novela que hace el autor, hay cosas en esta novela que son totalmente ciertas, y eso suele encantarnos a los que, como yo, miramos un bonito edificio e imaginamos cómo vivía la gente, qué ropa vestían y cómo sentían el mundo hace cosa de cien años.
Salud.

No hay comentarios: