lunes, 29 de febrero de 2016

Lady Susan, Jane Austen

Bueno, pues este también os lo recomiendo por lo mari del asunto. Resulta que Lady Susan es una cabrona, así de fácil. Una mujer con añitos ya, pero que sigue siendo mona y le va la caña en el sentido coqueterías y juegos de seducción, que no es ni medio normal. Como la mala reputación la precede, Lady Susan se ve forzada a viajar al campo para pasar un tiempo con su cuñado (hermano de su su esposo fallecido, que no lo había dicho, pero la señora es viuda), dejando que las cosas (la que ha liado en la ciudad, vamos), se relaje.
Tiene estructura epistolar, cosa que no me gusta desde que leí Drácula, pero que no me paró al ver las pocas páginas de este librillo. La cosa es que entre carta y carta te vas enterando de la trama que tiene montada esta buena mujer, donde, si alguien se descuida un poquito solo, la tía le mete al lío buscando siempre su propio interés.
Diré que seguí leyendo a mitad de libro por puro morbo: quería saber si a la cabrita esta le daban lo suyo al final, y bueno, resultó que...
Ya me contaréis ;)
¡Salud!

lunes, 15 de febrero de 2016

Hombres buenos, Arturo Pérez-Reverte

Hombres buenos es, así a bote pronto, una maravilla. No solo se nos describe, con la infinita elegancia que caracteriza a este autor, un viaje de envergadura enorme para la época (partimos de Madrid, de la Academia de la lengua española solo sesenta años después de su fundación, a París) con un propósito de lo más noble e ilustrado: adquirir la enciclopedia para que esta se guarde junto a otros tomos que deber dar a la España más garrula y obsoleta, un nuevo criterio alejado de los toros, las peleas a cuchillo, y todas esas cosas contra las que lucha la educación propiamente dicha.
Si bien hay partes, sobre todo en el momento que los protagonistas andan buscando libros, que se pueden hacer densas, he de decir que es la novela de Arturo Pérez-Reverte que más me ha gustado, por la alternancia del hecho histórico ficcionado, con la descripción real de los pasos tomados por el autor a fin de llevar a cabo este pedazo de libro. Desde experiencias con la esgrima hasta viajes en coche buscando ser lo más fiel posible al viaje que emprendieron hace tanto tiempo los dos protagonistas. Hombres buenos que existieron también, y cuyas aventuras, según revela el autor, se encuentran reunidas en la correspondencia real que uno de ellos, según avanzaba la aventura, hacía llegar a la academia.
No esperéis mucho salón dorado y cosas de esas, estos dos ilustres señores son más de posada, charlas filosóficas y duelos. Otra cosa no, pero en aquella época los españoles no se andaban con tonterías cuando salían a hacer turismo.
Muy super recomendable.
Gracias, Raúl, mi niño, por el genial regalo.

lunes, 8 de febrero de 2016

La novia rebelde, Julie Garwood

Bueno pues "açó es mel de romer", que decimos los valencianos. Si bien el personaje sigue teniendo esa serie de ralladuras mentales típicas de las heroínas de novela romántica (hablo de esos momentos en que el tío le ha salvado la vida, besado en la frente, o lo que sea, pero ella sigue dudando que le importe lo más mínimo); he de decir que la historia es buena, está muy bien contada y me ha hecho pensar que los escoceses de época (1102 para concretar) eran unos cachondos. La cosa es que Jaime, inglesa, se ve obligada a casar con un escocés por mandato real. El escocés, que iba a ser un bárbaro de lo peorcito, resulta bastante majo, aunque también es machista, bastante.
No os cuento más, salvo que el personaje de ella me parece muy carismático y el de él, al final, es de esos a los que se le toma cariño.
Sí quiero comentar, más como reflexión en voz alta que otra cosa, algo que he observado en este tipo de novelas y me parece un poco erróneo. De normal, siempre la protagonista femenina tiene algo que la hace distinta a cualquier otra mujer, en el caso de Jaime, sus ojos violetas. Esto mola, por supuesto, pero en el momento que el lector le da por ponerse en la historia de verdad (mi caso, cuando imaginé que era yo la que pasaba por ese palacio escocés), te das cuenta que serías una de las sirvientas o algo, porque claro, de ojos violetas poco, y de pecas graciosas salpicadas como si estuvieran hechas a posta, mucho menos. ¿Por qué comento esto? Por ese mensaje entre líneas tan feo que a veces nos llega de historias como estas, algo que deja a entender que si no eres la más guapa, o tienes algo especial, haz cuenta que acabarás casada con el encargado de los establos, en vez de con el buenorro de turno. Entendedme, no estoy diciendo que las guapas no tengan finales felices. Lo que me preocupa es que alguna de esas mujeres tirando a maleables que sea fan de este tipo de libros, asuma que no puede tener pretensión alguna en el aspecto amatorio por considerarse poco especial. Las hay, doy fe, conozco unas cuantas.
Por otro lado, echo en falta a las protagonistas normalitas, chicas rubias o morenas, sin ojos mágicos ni leyendas heavys a la espalda. No sé, protas cotidianas, de esas que podrían hacer la compra en un súper de la época, sin enamorarse del primero que les haga caso.

lunes, 1 de febrero de 2016

Reseña Enamorada del enemigo, Elizabeth Maine

Estamos hablando de una obra sencilla y sin más pretensión que la de contar la historia de Cassandra, una chica de Escocia, muy de su clan, cuyo alrededor se ha convertido o levantado una leyenda al ser ella la creadora de un personaje fantástico llamado Lady Quickfoot. Ha recorrido las tierras de su familia de cabo a rabo, es por eso que cuando el cartógrafo del rey, Robbert Gordon, de un clan enemigo del de Cassandra, aparece en sus tierras uno ya augura que la cosa no va a ir demasiado bien.
¿Por qué digo que la novela no tiene pretensiones? Pues porque no nos cuenta nada nuevo. La protagonista sigue siendo la típica que va con los huevos por delante, pero en menos de una jornada, motivada porque él le ha salvado de algo en determinado momento, cae rendida a los pies de Robbert. Por su parte, Robbert, es verla y enamorarse, sabiendo que no va a querer estar con nadie más en toda su vida. En fin...
¿Por qué os recomiendo entonces que la leáis si además la narración tampoco es excelente, si no más bien tirando a mediocre? Pues porque aquí la compi Elizabeth se ha documentado de verdad, creando una obra cuyo personaje existió en realidad. No os diré cuál, pero sí que me sorprendió gratamente descubrir este dato y aplaudí a la autora por ello.
Es todo, muchachis.
El por qué estoy leyendo sobre escoceses, bueno, eso os lo cuento en algún Pandora's confidential.