lunes, 25 de abril de 2016

Reseña 1984, George Orwell

1984 debe ser una de las distopías más famosa desde que se acuñara el término. Por cierto, no tengo ni idea de cuándo fue. Lo he leído.
Estoy en esa fase que se llama "leer de todo". No me ha gustado el tema, y sí, he leído otras distopías. Tampoco me gustó el final, ni saber vendido al protagonista prácticamente desde el principio. me sorprendió que no muriera, eso sí.
Ahora vamos a lo interesante, al qué he visto y aprendido de esta obra. Amén del Gran Hermano, los orígenes (que no es colega en absoluto), debo decir que no he aprendido mucho. Venía de un autor que hace, me atrevo a decir, algo similar a la prosa poética y de pronto encontré un texto plano, sin figuras ni adornos. Acostumbro a señalar párrafos que me gustan según leo, bueno pues no señalé ni uno.
Busqué su bío y descubrí por qué esa ausencia de ornamiento. Resulta que Orwell (que en realidad se llamaba Eric, no George) en realidad escribió más ensayo que novela, pero bastantes muchos, además. De ahí las largas diatribas y lo que me pareció puro panfleto leyendo la novela. Claro, en realidad él exponía tal cual en partes, haciéndote sentir casi todo como si estuvieras leyendo una lección en vez de la novela.
Me sorprendió mucho, eso sí, esas similitudes tan marcadas entre el mundo extraño y fo que describe y el actual. El tema político, los minutos de terror, todo eso, me hacía pensar muy fuerte en el telediario, en lo que vemos, invariables, día a día a la hora de comer o cenar.
Os diré que seguí leyendo por saber si Winston sobrevivía. En muchas pausas lo retomé supongo que por empatía con ese humano que despierta en su Matrix peregrino, pero el libro me ha resultado desagradable, demasiado para recomendarlo sin antes dar todas estas advertencias, muchachos.

No hay comentarios: