martes, 7 de marzo de 2017

Especial 1 de La máquina de besos: El palacio de cristal


El palacio de cristal de Londres, o Crystal Palace, construcción en la que me he inspirado para crear el que aparece en La máquina de besos, fue erigido con motivo de la Gran Exposición del año 1851 (diez días oficiales de expo, ya ves). Como ha ido sucediendo a lo largo de la historia con otros palacios, este también fue trasladado poco después de terminar el evento (seis meses), aunque no viajó más que al distrito vecino, Sydenham Hill, bautizando la nueva zona con su nombre. 



Podríamos pensar que solo albergó la Gran Exposición, pero no es cierto para nada. Durante los años que se sostuvo en pie, el Crystal Palace fue escuela de arte, ciencia y literatura, además de tener su rinconcito de herbolario y dejar hueco, también, para ser sede de la escuela de ingeniería. 
Lamentablemente en noviembre de 1936, una explosión provocó el final del sueño, haciéndolo arder hasta los cimientos. 



Os diré que uno de los testigos de la devastación que lo destruyó en cuestión de horas fue el mismísimo Winston Churchill (el político británico que tuvo un papelón en la Segunda Guerra Mundial, sí: ese mismo). También, que a día de hoy de aquella maravilla solo queda un pequeño arco, brillando con el esplendor de un tiempo que no regresará, y que existe, donde estuvo, un parque que se llama el Crystal Palace Park (vamos, el parque del Palacio pero sin Palacio). 


También, y ya para terminar, os contaré que el palacio que hay en el Parque del retiro de Madrid, está inspirado en este que nos ocupa. 


He estado allí un montón de veces y cada vez que puedo me escapo para verlo de nuevo. Un día me voy a encontrar con Lord Arlington y Charlotte, plano en mano, buscando respuestas, estoy convencida. 



Hasta aquí este primer especial La máquina de besos, donde os iré contando, semana a semana, detalles que me ayudaron a escribir la novela, escenarios y cosas que, si os gusta esta ambientación tanto como a mí, vais a disfrutar mucho.  






Salud. 

No hay comentarios: