martes, 22 de mayo de 2018

Mayo. Caminamos. Feria del libro de Madrid y otros.






Mayo ha sido un mes de muchísima actividad. Algunos habréis visto por redes que tuve una presencia importante en la Feria del libro de Valencia, donde obviando las firmas, lo pasé estupendamente jugando a ser librera. Presentamos Fonte en Fnac. También me dejé caer por la primera feria del libro organizada por el club ARGO en Madrid. Me habéis visto cumplir años, también en la universidad metida en asuntos de licencias digitales, o de vuelta a la capi para pasarlo estupendamente con los compañeros de Wave Books (hablaré detenidamente de muchas cosas en otras entradas). Con este sello salió a la venta Toxic Femme, una antología que no puede ser más divertida y molesta a un tiempo…
 
Pero hay cosas que no veis, que se están hilando en estos momentos. Cosas geniales que os contaré poco a poco, porque todos estos viajes caóticos, todas estas notas tomadas en un tren, todas estas charlas y brindis que veis en las fotos, son las semillas de nuevos proyectos venideros.
Os adelanto que para el mes próximo tendremos nuevo libro, uno precioso y colaborativo donde me encontraréis menos acompañada de lo habitual en antologías. Voy a hacer talleres y presentaciones en espacios donde nunca pensé presentar, como la emblemática plaza del  Palacio de Botines de León, lugar elegido para llevar a cabo una feria muy peculiar donde todo recuerda al Gabinete del Doctor Parnassus.
Caminamos con muchas ganas y alegría, porque todo esto no funciona sin que estén bien los que tienen que estarlo. Y afortunadamente están, así que volvemos a tomar impulso para seguir andando.
Queda un evento gordo este mes de mayo. El que os dejaba a la cabecera.
Espero encontrar caras conocidas en esa firma con la que logro otro de los propósitos que tenía desde hace años.
Gracias, majos.