martes, 16 de abril de 2019

Especial Lo bueno de llamarse Andrómeda III. Los personajes.

Volvemos al ataque con los especiales, esta vez para hablar de los personajes que podréis encontrar en Lo bueno de llamarse Andrómeda.

¿Empezamos por la protagonista? Perfecto.

Andrómeda mitológica: hija de un rey y una señora muy guapa, todo lujo, todo candor infantil, toda gracia en su juventud, toda ojiplática cuando un buen día viene su padre y le dice que la tiene que encadenar a un acantilado para que se la coma un monstruo.
Andrómeda constelación: es una de las más conocidas (también hay una galaxia con este nombre). Comparte una estrella con Pegaso, pero esto no viene a cuento. La cosa es que desde el principio de los tiempos (aunque hay versiones que dicen que Atenea fue quien la puso ahí arriba), la constelación existe en paz, mirando el universo en la distancia.
Andrómeda de Lo bueno de llamarse Andrómeda: es una muchacha con una vida sencilla, parecida a la tuya y la mía, que trabaja en una tienda de ropa y nunca se ha parado a pensar en el futuro, hasta que observa su día a día y descubre que lo que ve no le gusta.
¿Qué ha pasado? ¿Cuándo el plan de trabajar, ganar dinero, gastar dinero, dormir y comenzar otra vez ya no es lo que necesita? ¿Qué ha cambiado en ella?
En la novela tenemos todo un proceso de autoconocimiento donde vemos de cerca episodios de depresión en el personaje, de ansiedad, pero también ese momento en que la gota colma el vaso y Andrómeda se rebela a la incertudumbre porque… ¿Qué asusta más que no poder decidir, aunque sea un poco, lo que a uno se le viene encima?
Son este tipo de cuestiones las que pondrán en movimiento el mundo de la protagonista llevándola hasta el resto de personajes.
tenor

¿Seguimos por Vasco? Ok.

Vasco no lo ha tenido fácil y eso que nadie lo encadenó a un acantilado. En su caso fue, de hecho, todo lo contrario. Nos encontramos ante un personaje complejo, uno de esos que in the real world, no sabríamos si nos cae bien o nos cae mal de buenas a primeras.
¿Alguna vez has oído hablar del carácter de los marineros? Yo he conocido un par y en realidad, hay de todo, pero más de una vez ellos mismos me contaron que no suelen ser muy dados a conversaciones gratuitas, no pretenden quedar bien con nadie, ni se molestan en entablar charlas vacuas. ¿Por qué? Pues porque trabajan en un barco con bastantes personas (algunos, otros casi viven en soledad) y prefieren perderse en sus propios pensamientos que alimentar la farándula fugaz de cualquier ego o compañía, también fugaz.
Por eso es complicado, a veces, entenderse con algunos. Imagínate lo difícil que puede ser si encima tú eres una extranjera recién llegada a Lisboa y él un portugués tan peculiar.

barco-velero-oleaje

Nos queda Cruz. Al ataque.

A veces somos tontos nivel pensar que el resto del mundo vive en las mismas condiciones que nosotros, o no en las mismas (tenemos conciencia de que hay gente que pasa necesidades, claro) pero como que nos pilla todo de lejos. No es así. Aunque sepáis que hay pobreza, aunque sepáis que hay necesidades, decidme que os resulta sencillo comprender que existen personas, a día de hoy, dependientes de la agricultura para cubrir sus necesidades alimentarias básicas. Gente que TIENE que cultivar la tierra, con nuestra misma edad, para subsistir. No porque sea un preparadísimo técnico agrario con sus quince máquinas para trabajar el campo, sino porque es un chaval con hambre, las mismas herramientas de su tatarabuelo y gente que depende de él a la espalda.
Claro, no solo se puede vivir del campo. Garantizarse una buena colecta de patatas no te va a pagar la factura de la luz… Pero, ¿cómo se puede ganar la vida una persona de estas características en un lugar como Lisboa? ¿Qué hace allí, a todo esto? ¿En qué círculos se mueve? ¿Qué ocupa su tiempo en la temporada que más gente lleva a la capital portuguesa? ¿Cómo se adapta?

tenor (1)

Hasta aquí el especial porque podría seguir contándoos cosas de otros personajes como por ejemplo Arquímedes III, pero prefiero que los conozcáis por vosotros mismos en la novela. 

¿Ya la has leído?

lunes, 15 de abril de 2019

FALLO PRIMERA EDICIÓN DEL CONCURSO MSP PONFERRADA

¡Ya tenemos ganador de esta primera edición del certamen de relatos Steampunk que organiza Mecánica Steampunk Ponferrada!
Y el ganador es…

Catalys, de Tony Herrera

¡Enhorabuena Tony!
Queremos felicitar también al resto de participantes que nos han hecho disfrutar, enormemente, con sus textos. Gracias a todos. Ha sido un placer leer vuestras creaciones.
En breve, todos podréis disfrutar de una selección de fantásticas historias encabezada por nuestra vencedora, Catalys, que estamos maquinando.
En breve, también, os contaremos más cosas.
¡Saludos!

martes, 2 de abril de 2019

Especial Lo bueno de llamarse Andrómeda II

¿Has escuchado decir que los escritores viajan en busca de escenarios para sus novelas? Yo sí, de hecho, sé que algunos hacen y es algo que siempre me había llamado la atención. Cuando hace dos años hice un precioso viaje por Portugal con mi familia, no sabía que estaba buscando escenarios, pero mi subconsciente sí lo tenía claro. Solo unos meses más tarde nacía Lo bueno de llamarse Andrómeda.
El viaje empezó en la mitad sur del país, luego subimos hasta llegar a Lisboa. ¿Qué os puedo contar? Pues que llevaba años queriendo visitarla en general, pero concretamente ansiaba ver La rosa de los vientos. El motivo es muy romántico: mi madre estuvo allí cuando era niña, me contó una escena vivida en medio de aquel gigantesco mapamundi y desde aquellas quise ver con mis propios ojos lo grande de sitio, el Monumento a los Descubrimientos, La Torre de Belén y esas calles bohemias que ella recordaba.
25498528_1727636983921517_8676603261969274358_n
Eso que está sobre la península soy yo, sí. Jejeje.
¿Qué nos encontramos? Pues una maravilla de sitio: Lisboa es absolutamente bohemia, contrastes, riqueza y humildad, gloria, hogar, fusión de culturas, historia. Es mágica.
Desde el puerto, las gaviotas, los comercios tan particulares, los bares con escenarios, las plazas enrocadas por teatros, los pasteles de nata, la fabulosa estación de tren, su tienda de sardinas enlatadas (que parece una fantasía de Willy Wonka), su plaza central, el Nicola, su fuente llena de sirenas… Wow. Pero quizá, lo más destaca en realidad es su gente, como esos que vimos repartiendo comida a indigentes en la misma plaza céntrica y lujosa que te he contado, los camareros preocupados por dar las sobras a gatitos que viven en la capital (con todo lo que ello implica), la música que escapa de casas y comercios, los amantes en sus  balcones de colores, las fachadas moldeadas a capricho del Tajo, los que cenan entre risas, los que se asoman a terrazas de las que nacen olores deliciosos, los que vuelven al Tajo después de un largo día de trabajo atlántico.






Las personas que encontramos me inspiraron a los lusitanos que aparecen en Lo bueno de llamarse Andrómeda. Cuando miras el Tajo desde el paseo junto a la Torre de Belén, es fácil imaginarse a Vasco después de un día faenando. Mientras paseas por la plaza del Cais, o frente a la estación, puedes ver a Cruz en cada esquina, ofreciendo su magia y su sonrisa a los turistas. A Andrómeda también la encuentras por doquier. Suele llevar mochila y un mapa, saca muchas fotografías y va sola Jejeje.
En cuanto la pisé (a Lisboa, no a Andrómeda), supe que debía escribir una novela que la tuviera por protagonista. Pero claro, después seguimos subiendo por el mapa lusitano a Sintra, y ahí descubrí que mi corazón podía albergar amor para las dos.
Sintra es un capricho de la arquitectura a veintipocos kilómetros de Lisboa. Parece como si los antiguos habitantes de la ciudad hubieran competido, con ferocidad, para crear el espacio más asombroso posible.
Cuando me refiero a antiguos habitantes de la ciudad, lo digo propiamente: Sintra cuenta con más de cinco palacios entre los que quiero destacar el Palacio da Pena.
20604597_1591951290823421_8728302439501503219_n.jpg
Este lugar emblemático es visitado por los protagonistas de la novela justo antes de pasear por uno de mis sitios  favoritos del mundo: Quinta de Regaleira.  
20604311_1591951407490076_7786204639155292816_n20621241_1591951420823408_7463943485130586733_n20621860_1591951537490063_3606982521569657089_n
Casi todas las personas que la han visitado coinciden conmigo en lo espectacular de este lugar, casi todos los portugueses que conozco también lo hacen (algunos incluso coinciden en eso de convertirla en su lugar favorito del mundo). Tiene muchos espacios preciosos con relevancia en la novela, pero quiero destacar el Pozo inciático por lo simbólico que tuvo para mí visitarlo y para Andrómeda en la obra.
Si te soy muy sincera, en los últimos años recuerdo pocos momentos en los que fui más feliz que dentro de aquellos túneles que me llevaban de vuelta a la niñez, mientras jugaba al escondite y me reía como una loca hasta que detecté una sutil luz de fondo, llegué a ella a la carrera (recuerda que iba jugando al escondite) y me encontré en medio de aquel pozo, en sus escaleras fascinantes, EN PLENA MAGIA. Pero no solo fue especial llegar hasta él, también hubo magia al salir. Tuvimos que saltar hamburguesas de piedra colocadas estratégicamente sobre una diminuta laguna verde que te encontrabas, como quien no quiere la cosa, para llevarte de nuevo de regreso a la niñez, a los nervios por si te caes al agua, a las risas.
He obviado hablar de la compañía, no lo veo necesario, aunque quiero que tengáis la certeza de que no me reí sola en aquel viaje que inspiró Lo bueno de llamarse Andrómeda. No habría sido lo mismo sin ellos. Tampoco la novela lo sería, ni los fados, ni el vino verde, ni las realidad, estoy segura.

No utilicé muchos más escenarios en la novela. Fue, principalmente, porque venía con los sentidos a tope y decidí centrarme en estos dos donde tanta gente, como yo, había vivido cosas tan especiales.
¿Y tú? ¿Has estado alguna vez en Lisboa? ¿Y en Sintra?
¿Quieres volver sin moverte de casa?
https://www.planetadelibros.com/libro-lo-bueno-de-llamarse-andromeda/290253